LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sabes cuál es la ruta del vino de mayor altura en el mundo?.

Entre montañas salpicadas de colores existe una ruta vitivinícola que enamora. Con una amplia biodiversidad geográfica, la provincia de Salta posee viñedos situados entre los 1600 msnm (5 249 pies) en Cafayate hasta más de 2400 msnm (7 874 pies). Es la ruta del vino más alta del mundo.

Blog del Vino Argentina | 2015-09-01 14:12:57


El área de producción de vinos más importante de Salta se encuentra en los Valles Calchaquíes; presenta un clima seco y templado, óptimo para el cultivo y producción del Torrontés (única variedad autóctona del país y cepa muy bien adaptada a la región) y otros vinos de mesa.

Con una amplia biodiversidad geográfica, la provincia de Salta posee viñedos situados entre los 1600 msnm (5 249 pies) en Cafayate hasta más de 2400 msnm (7 874 pies) en las cercanías de Molinos, lo que le concede al vino un gran carácter, fuerte personalidad y alta calidad con fragancias, coloridos y sabores únicos. A través de esta ruta y todas sus bodegas puede conocerse, apreciarse y degustarse todas las cualidades del vino de altura.

Salta es una de las provincias argentinas con mayor tradición vitivinícola: aquí la vid fue introducida por los Jesuitas en el siglo XVIII y varias de las bodegas datan  de principios del siglo XIX. En la tierra de todos los paisajes, popularmente  conocida como “la linda”, la región vitivinícola se emplaza en la altura, en un sitio  de enorme riqueza natural, histórica y cultural: los Valles Calchaquíes.

En la altura calchaquí, el clima y las características del suelo contribuyen a la producción de vinos con historia y con futuro. Con cuatro siglos de tradición, en los últimos años la industria vitivinícola de los Calchaquíes experimentó un importante crecimiento favoreciendo la elaboración de vinos de calidad, reconocidos en los concursos y mercados internacionales.

Esta particularidad de los vinos salteños es el resultado de la combinación de las condiciones privilegiadas del terruño y de la innovación tecnológica, sumadas a la dedicación y el conocimiento de los hombres y las mujeres del vino.

La ruta del vino atraviesa lugares con paisajes muy llamativos como los de la Quebrada de las Flechas, Quebrada de las Conchas y pueblos centenarios como Molinos y Cachi con una enorme riqueza cultural que se expresa en la música y las artesanías.

Se destacan también los museos que la integran, como el de la Vid y el Vino en Cafayate o el Museo James Turrell de Colomé4 que cuentan la historia de la Vid en la región.5

En el sudoeste de la provincia, a poco más de 180 km de la ciudad de Salta, en el departamento de Cafayate, los viñedos disfrutan de un microclima especial: a 1750 m.s.n.m. gozan del sol y de una importante amplitud térmica durante el día y la noche que favorece el metabolismo de los aromas y el desarrollo del carácter de los varietales. En el pueblo de la serenata, las bodegas aparecen como casonas clásicas entre las montañas y al costado de los caminos. A muchas de ellas puede llegarse en bicicleta en un recorrido con guías por la mismísima Ruta 40 cruzando el río Loro Huasi.

En destino, además de los recorridos por las viñas y las degustaciones de vinos, hay propuestas exclusivas que incluyen spa de vino, alojamiento en bodega y deliciosa gastronomía típica. En ‘el centro’ de Cafayate, en el lugar que supo ocupar la vieja Bodega Encantada, atrae la atención del viajero el Museo de la Vid y el Vino. Creado para promover el conocimiento de la cultura vitivinícola y exaltar los sentidos del visitante, es un homenaje a la tierra, el agua y el sol cafayateños.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...