LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sabes por qué son importantes los injertos para el cultivo de la vid en España?.

Para conservar las características propias de muchas variedades autóctonas de vid en las comarcas españolas, es necesaria la utilización de portainjertos resistentes a la filoxera.

Producción de Vino | 2016-06-13 12:33:28


En la actualidad  el  único camino  para  la obtención  de uva de alta calidad es cultivar plantas injertadas, ya sea desde los viveros o bien sobre bravíos en campo. Sobre todo en Europa, donde la plaga de la filoxera acabó con gran parte del cultivo de la vid. Los injertos se hacen para proteger a la planta.

La  metodología  de  injertación  en campo, sobre pies americanos se lleva a cabo en la época de primavera, como época  más  recomendada.  Una  vez preparada  la  madera  de  vinífera con la que se quiere injertar, debemos seguir los pasos que se exponen a continuación:

1.- Formar las púas: tradicionalmente esta labor se realiza a navaja pero la aparición de máquinas ha reducido, en gran medida, el  tiempo  y  la  calidad  de  los  cortes.  Es  importante  mantener  las púas sumergidas en agua durante el proceso de la injertación. La longitud de las cuñas debe ser equitativa con el corte realizado en el padrón.

2.- Descubrir el patrón a una profundidad aproximada  de  una cuarta, para posteriormente descabezar y realizar la incisión a una longitud de 3 a 5 cm.

3.- Introducir, con cuidado pero con firmeza, la púa con una mano,  mientras  se  sujetan  los  dos  lados  del  corte  realizado  en el  patrón,  con  la  otra.  Es  de  vital  importancia  la  colocación  de  la primera yema de la púa y la superficie que ambas maderas tienen en  contacto:  se  debe  colocar  corteza  con  corteza,  situando  la primera yema hacia el exterior.

4.- El  atado,  existen  muchas  maneras  de  hacer  el  nudo  para que no se suelte y muchos materiales para realizarlo ). Se debe realizar el atado de arriba hacia abajo con el fin de que la presión no expulse a la púa.

5.- Aporcado,   tapar   posteriormente   el   injerto   con   la   tierra apartada  al  descubrir  el  patrón,  cubriendo  la  totalidad  de  la planta, esto se hace con el fin de proteger, en la medida de lo posible tanto las yemas como el injerto de posibles daños por frío.

Una vez realizada la injertación:

• La tierra utilizada en el tapado del injerto debe ser suelta, sin terrones ni piedras.

•  Cuando  los  brotes  estén  desarrollados  desaporcar  con cuidado, a última hora de la tarde o cuando la temperatura no sea excesivamente alta.

• Suprimir los posibles brotes originados en el patrón y las raíces que puedan surgir del injerto.

•  Entutorar  el  brote  más  favorable,  para  realizar  la  futura conducción y para evitar roturas por viento.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...