LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sabes que tipos de vino puedes encontrar en la D.O de Madrid?.

Madrid tiene su propia Denominación de Origen y su reconocimiento se debe a que estas zonas vitivinícolas han tenido a lo largo de la historia constatación de producciones importantes y reconocidas de vino.

Cultura del Vino | 2016-07-29 12:22:07


La producción de vino en Madrid fue cobrando importancia durante los siglos XIII y XIV, en los que comienza a tomar cuerpo la “denominación” Vinos de Tierra de Madrid. Pero también las instituciones municipales, los Concejos, explotaban sus propias viñas. En la ciudad de Madrid, como en otras castellanas, unos oficiales municipales llamados “viñaderos” eran los encargados de la custodia de las viñas del Concejo.

Estos son los vinos que ampara la D.O de Madrid:

Los vinos tintos y rosados se elaborarán con un mínimo de un 60 polr 100 de las variedades Garnacha Tinta y/o Tinto Fino, y los blancos, con un mínimo de un 60 por 100 de las variedades Malvar y/o Albillo. En la elaboración de vinos espumosos, se emplearán las variedades rese­ñadas en el apartado quinto de este artículo, de las cuales para vino base blanco se utilizarán un mínimo del 50 por 100 de Malvar y/o Albillo, y para vino rosado este mínimo será de Garnacha Tinta y/o Tinto Fino.

Los vinos de campaña tendrán una acidez volátil real inferior a 0,80 gramos por litro, expresado en ácido acético. La acidez volátil real de los vinos blancos, rosados y tintos de edad superior a un año no podrá ser superior a un gramo por litro. La acidez, expresada en ácido tartárico, no podrá ser inferior a 4,5 gramos por litro.

Los vinos espumosos deberán cumplir lo establecido en los Regla­mentos (CEE) 2332/1992 y 2333/1992, de 13 de julio. Los vinos espumosos se elaborarán a partir de vino blanco y rosado. Podrá destinarse a esta elaboración únicamente las variedades de uva Malvar, Alblllo,Torrontés, Viura, Parellada, Garnacha Tinta y Tinto Fino. El vino espumoso, además de reunir las cualidades organoléptícas indis­pensables, habrá de tener las siguientes características: Acidez total (en ácido tartárico) mínima: 5 g/l. Acidez volátil (en ácido acético) inferior a: 0,6 gil. El proceso de elaboración será por, el método tradicional. La cantidad máxima de sacarosa que puede ser fermentada será de 25 gramos por litro de vino base y el proceso de crianza hasta el degüelle deberá tener una duración mínima de nueve meses.

Podrán llevar la mención «Sobremadre» aquellos vinos blancos y tintos que, como consecuencia de su especial elaboración, contengan gas carbónico de origen endógeno, procedente de la propia fermentación de los mostos con sus madres. Se entiende por madres la uva despalillada y estrujada. Debido a las características perseguidas para este tipo de elaboración, permanecerán en el envase junto a las madres una vez finalizada la fer­mentación, con ausencia de trasiegos, salvo el que preceda al embotellado. El tiempo máximo de permanencia de las madres con el vino en ningún caso será superior a ciento ochenta días. Será obligatorio embotellar la parte media del envase despreciando la primera zona de contacto con el aire y la parte baja, con el fin de no tocar las lías. Queda prohibido el empleo de gas carbónico en el proceso de elaboración, filtración y trasiegos isobáricos de estos vinos. Los vinos con mención «Sobremadre», terminada su elaboración, ten­drán las siguientes características analíticas: Acidez total (ácido tartárico) mínima: 5 g/l. Acidez volátil (ácido acético) inferior a: 0,80 g/l.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...