LLAMANOS 34 91 535 89 90

Sanlúcar de Barrameda promociona su vino Manzanilla en las populares carreras de caballos

El vino de Manzanilla es una Denominación de Origen en sí misma y se produce en Sanlúcar de Barrameda, la ciudad costera situada en la desembocadura del río Guadalquivir que constituye uno de los vértices del triángulo del Jerez. Sólo en las bodegas situadas en esta bella localidad es posible la crianza de estos vinos tan singulares.

Cultura del Vino | 2014-08-01 10:48:36


Fotografía: Archivo Junta de Andalucía

A partir del 7 agosto, en el impresionante entorno natural de las playas sanluqueñas, tendrá lugar la celebración de uno de los eventos más destacados del periodo estival andaluz: las Carreras de Caballos de Sanlúcar.

La cita, declarada de Interés Turístico Internacional, cumple este año su 169 edición, siendo la competición hípica más antigua de España. Un evento que atrae cada verano a más de 300.000 visitantes procedentes de todo el mundo y que constituye un espectáculo deportivo de belleza inigualable.

La competición estará dividida en dos ciclos, de tres días cada uno. El primero tendrá lugar en la primera quincena del mes, en concreto los días 7, 8 y 9, y el segundo ciclo los días 21, 22 y 23. Al tratarse de un hipódromo natural, estas fechas atienden al calendario de mareas, ya que los días de carreras tienen que coincidir con una buena bajamar.

El Consejo Regulador es un año más patrocinador de este acontecimiento que representa un importantísimo escaparate para la Manzanilla; indiscutible seña de identidad sanluqueña que acompaña en todo momento el disfrute de las carreras, alcanzando en estas fechas una de sus cotas más altas de consumo de anual.

La D.O. "Manzanilla - Sanlúcar de Barrameda" se encuentra inserta geográficamente dentro de la D.O. "Jerez-Xérès-Sherry" y comparte con ésta tanto la Zona de Producción como la tutela del mismo Consejo Regulador. Tanto la uva utilizada como los procedimientos de elaboración son los mismos del Jerez.

Sin embargo, hay un aspecto que confiere identidad propia a estos vinos: la crianza bajo velo de flor en el especial microclima de la localidad de Sanlúcar. Tres grandes agentes condicionan ese clima sanluqueño tan especial, junto con la propia estructura de relieve de la población, integrada por dos bancales a distinto nivel; uno en la cota del mar -el Barrio Bajo- y otro a unos metros por encima de aquél -el Barrio Alto. Dichos agentes son el río Guadalquivir, que representa el límite natural por el norte de Sanlúcar; el Océano Atlántico, donde aquél vierte sus aguas y que bordea la ciudad por el oeste; y la marisma, esa gran extensión de llanura sobre el antiguo delta que representa una ausencia total de relieve. Los tres agentes propician unas temperaturas más suaves y una humedad relativa más alta que las imperantes en el resto de la zona de producción del Marco de Jerez. El vehículo que transporta esa humedad es la brisa marina, el viento de poniente que al encontrarse con la pantalla que ofrece el Barrio Alto, se ralentiza y la transmite al casco urbano sanluqueño.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...