LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Se puede hacer enoturismo en Asturias?.

Cuando escuchamos el nombre de Asturias lo solemos vincular al vino, pero lo cierto es que Asturias también tiene buen vino, por lo que puedes visitar y probar este vino atlántico tan especial.

Enoturismo | 2016-08-22 15:48:27


Asturias es una región de temperaturas moderadas, influenciada por vientos del noroeste, con pluviometría y nubosidad elevadas. Las sierras de Bobia y Rañadoiro, en el noroeste de la región, actúan como una barrera provocando el estancamiento de las nubes en la ladera norte y en la ladera sur una zona de marcado efecto Föhn, con vientos secos y calientes.

Debido a la accidentada orografía asturiana y a su abundante humedad, las zonas  de  viñedo han  quedado  reducidas  a  los  valles  fluviales  del  Navia  y del Narcea  que,  al  estar protegidos  por  las  sierras  ya  mencionadas,  presentan  un microclima más seco, con temperaturas más elevadas

En  diciembre  de  2010  constan  registradas  123  ha  como  viñedo  en  el Principado de Asturias, de las cuales 32,5 ha están acogidas a la Denominación “Vino  de  Calidad  de  Cangas”.  El  90%  del  viñedo  se  localiza  en  el  concejo  de Cangas del Narcea y el 10% restante se reparte mayoritariamente entre Ibias, Grandas de Salime, Illano y Pesoz.

Los suelos vitícolas son, en su mayoría, franco–arenosos, pizarrosos, sueltos y ácidos. Por lo general, presentan niveles bajos o muy bajos de materia orgánica y de potasio, normales de nitrógeno y, en muchos casos, niveles de fósforo muy elevados.

El  viñedo  asturiano  es  de  carácter  minifundista. Abundan  las  parcelas de 1.000 a 2.000 m2 y la mayoría es antiguo, plantado antes de 1940. En Cangas del Narcea las plantaciones están conducidas principalmente en espaldera. En otros  concejos predominan las plantaciones en  vaso  o cepa  redonda;  aunque también se han encontrado cepas en parrales, dispuestas delimitando caminos y parcelas o con sistemas de conducción poco frecuentes.

Las  parcelas  de  viñedo  antiguo  se  encuentran  situadas  en  escarpadas  ver- tientes en las laderas de los montes, en muchos casos con pendientes mayores del  50%,  lo  cual  dificulta  su  explotación  y  rentabilidad  productiva. Presentan una  amplia  diversidad  inter  e  intravarietal,  con  mezcla  de  variedades  tintas  y blancas,  de  distintas  calidades  y  con  diferentes  épocas  de  maduración.  Las espalderas  son  de  poca  altura  y  con  elevadas  densidades  de  plantación  en  su mayoría. En los últimos años se están realizando nuevas plantaciones formadas en espaldera, con marcos de plantación aptos para la mecanización y dispuestas en bancales en las parcelas con elevada pendiente. Las variedades más cultivadas son: Albarín Blanco, Albarín Tinto, Carrasquín, Mencía y Verdejo Tinto.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...