LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Se puede maridar el vino con las frutas?

Las frutas son base de la mayoría de postres. El éxito suele depender de la cualidad individual de cada pieza de fruta y juega mucho la estacionalidad, el punto de equilibrio entre dulce y ácido de cada fruta, que suele marcar el resultado final.

Cata de Vino | 2014-11-19 14:12:21


Para maridar el vino nos podemos encontrar con diferentes tipos de frutas como:

· Cítricos

· Fruta de hueso (melocoton, ciruelas, etc.)

· Fruta de pepita (manzana, pera, membrillo)

· Fruta diversa (plátanos, uvas, etc.)

Los contenidos principales de la fruta fresca son agua (85-95g/100g) y los hidratos de carbono (3-15g/100g) en forma de glucosa, fructosa y sacarosa, así como también en pectinas (en peras, manzanas y membrillos hasta 3g/100g), con tendencia a disminuir a medida que madura la fruta.

Bastantes frutas contienen glucósidos polifenólicos más o menos específicos, son importantes los ácidos orgánicos (cítrico, tartàrico, málico...) que disminuyen con la madurez. Los aceites esenciales que contienen los frutos contribuyen a su aroma y gusto.

En el maridaje tendrá vital importancia el equilibrio entre los aromas de las frutas y los aromas de los vinos. Así, otro de los parámetros a observar será el color de la fruta y el color del vino, que nos condicionará psicológicamente.

Los cítricos agradecen también vinos dulces con notas cítricas elevadas, como pueden ser los moscateles envejecidos de diversas denominaciones de origen andaluzas. Otras frutas como el melocotón, albaricoque y la nectarina combinarán bien con moscateles jóvenes como los de la Axarquía (DD.OO. Málaga y Sierras de Málaga).

Las frutas rojas y negras como cerezas, frambuesa, fresones, endrinas, tendrán afinidad con vinos predispuestos de una forma clara con su color rojizo, violeta o indicativo de una variedad de vino de materia colorante rica en antocianos que haya estado enriquecido o no con alcohol.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...