LLAMANOS 34 91 535 89 90

El sector del vino está dividido en dos por el contenido de la “contraetiqueta”

La polémica etiqueta de vino “Monastrellissimo” ha dividido y enfrentado al sector del vino. Por un lado se encuentran los defensores del todo vale con tal de vender, y los que defienden el rigor y la seriedad de la cultura del vino.

Curiosidades | 2016-10-10 12:12:55


La controvertida etiqueta de vino ha desatado la polémica, llegando incluso al enfrentamiento personal entre los que defienden y atacan esa información que la bodega ofrece al consumidor.

Los que defienden la contraetiqueta de “Monastrellisimo” argumentan que:

- “El marketing ha llegado para quedarse en todos los ámbitos. Bienvenido. Todo vale.”

- “ Precisamente la seriedad y el formalismo, si no directamente la actitud y el lenguaje presuntuoso utilizados han sido en buena parte responsables de alejar el vino de un consumo más normalizado que ya existía y era parte de una forma natural de la alimentación. El vino es un alimento. Parece que nos olvidamos de eso”.

- “El sentido del humor, reírnos de nosotros mismos y quitarle seriedad al asunto me parece de lo más sano.”

Los que atacan la contraetiqueta de “Monastrellisimo” apuntan que:

- "Mi oficina de comunicaciones, en relación a esta contraetiqueta me ha dicho:
"joder que bueno !!! Aquí lo que tiene que funcionar es el marketing. Yo no tengo ni pajorela idea de vino, (me dijo), pero está claro que es un éxito, porque todo el mundo está hablando de ello.”
O sea, no importa que el gato sea blanco o negro, sino que cace ratones, que traducido puede decir (el vino puede ser malo de solemnidad, pero que chistoso y cojonudo es el publicista y lo que se va a vender!!!!)
Para los que amamos el vino desde la cultura del porrón, "el chato en la taberna," (ahora traducido en la " riedel en la gastroteca) todo esto nos dá....tristeza por lo que se ha perdido....Saludos cordiales a "unos y a otros"…

- " Soy amigo de las notas de cata, de la cultura del vino, del trabajo del enólogo.... dicho lo cual esa contraetiqueta me parece una burla a la cultura del vino, a las notas de cata, y al trabajo del enólogo.
Como sector sigamos tiràndonos piedras sobre nuestro tejado...que seguro que así seguiremos perdiendo puestos en el ranking mundial del consumo del vino."

- "Los sumilleres, elaboran notas de cata, estudian sobre el analisis sensorial del vino, fomentan la cultura y el arte de la cata, para que luego la nota de cata la ofrezcan lepereos y carlistas. Me siento indignado por el todo vale y la falta de respeto a los que dedicamos nuestro tiempo a hacer notas de cata."

Tras identificar ambas posturas contrapuestas, creemos necesario analizar ¿Qué información debe estar disponible en la contraetiqueta del vino?

Pues bien como ya dijimos en en su día “La contraetiqueta es el sello de identidad que garantiza al consumidor la procedencia del producto y la superación de los parámetros de calidad establecidos a través de un riguroso control que recoge en su Reglamento el Consejo Regulador.”

De este párrafo podemos destacar dos connotaciones muy relevantes que se han de tener en cuenta:

- El derecho de garantía del consumidor de la procedencia del producto, y

- La superación de los parámetros de calidad establecidos a través de un riguroso control que recoge en su Reglamento el Consejo Regulador.

Pues bien, si analizamos la contraetiqueta veremos, (respecto al derecho de garantía del consumidor de la procedencia del producto), que la Bodega creadora de esta contraetiqueta señala que “… unos léperos vampiros, de buena familia, lo recolectan solo en noches de apareamiento del cernícalo real mientras escuchan Chiquetete (los leperos). Acto seguido se fermenta en barricas de tungsteno construidas por glamurosos enanos carlistas con crestas de colores. Te lo vas a creer igual."

Por tanto... este derecho de garantía del consumidor, respecto de la procedencia del producto, (tras analizar la contraetiqueta del vino) ¿se respeta?.

Y en cuánto a “La superación de los parámetros de calidad establecidos a través de un riguroso control que recoge en su Reglamento el Consejo Regulador”, tras contactar con el Consejo Regulador de Jumilla, sorpresivamente se nos informa que la contraetiqueta se adecua correctamente al Pliego de Condiciones del Consejo Regulador.

En consecuencia, ¿podemos afirmar que los léperos vampiros de buena familia, y los glamurosos enanos carlistas con crestas de colores, tienen cabida en las contraetiquetas de la D.O. de Jumilla?.

Quizás el comentario más grave de la contraetiqueta, (tras las notas de léperos y carlistas de esta sorpresiva contraetiqueta) es el de “Te lo vas a creer igual”. Este “guiño” al consumidor ¿supone una burla a su nivel de cultura de vino?. Es decir, ¿esta expresión puede venir a reflejar -según la Bodega-, el bajo nivel de cultura de vino que ostenta el consumidor, de forma generalizada?.  

Para finalizar, hemos de reconocer que el Dpto. de marketing de "Monastrellisimo" ha conseguido su objetivo principal, que se hable de su vino,... bien o mal, pero que se hable. Por esa parte objetivo cumplido,...

Y ¿vosotros qué opináis..?

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...