LLAMANOS 34 91 535 89 90

Si compras un vino espumoso es recomendable adquirir tapones herméticos y de vacío.

Resultan bastante prácticos los tapones herméticos para espumosos. Aunque existe variedad de modelos, coinciden todos en su mecanismo. Se presiona un tapón contra la boca de la botella y luego dos abrazaderas que se sujetan al gollete lo fijan e inmovilizan. Abierta la botella, se obstaculiza la paulatina pérdida de presión. Autor: Juan José Otamendi

Consejos sobre el Vino | 2014-06-04 16:55:49


En principio la botella de vino, una vez abierta, debe consumirse de inmediato. De otro modo, al día siguiente, habrá sufrido una trasformación (un vino joven pierde su afrutado y si es viejo pierde su bouquet merced a la oxidación). Unos días más nos encontraremos con un vinagre de pésima calidad.

Por ello, un restaurante no suele servir un vino por copas, salvo que se trate del vino de la casa o de mucho consumo que al final se agotará entre distintos comensales (aunque fueran de distintas mesas). Algunos restaurantes con amplitud de vinos en su carta permiten excepcionalmente solicitar una o dos copas de cualquiera de sus vinos. Es el caso del restaurante madrileño De Vinis, cuyos comensales pueden degustar durante la comida diversidad de vinos, copa a copa. Para ello cuentan con complejos aparatos que extraen el oxígeno de la botella, una vez abierta, sustituyendo dicho espacio por nitrógeno. La botella, tras la ligera aireación que se produce al ser abierta para servir una copa, queda inmediatamente hermética para su consumo cualquier otro día, con pérdida mínima de sus cualidades organolépticas.

En los domicilios particulares pueden mantenerse las características del vino de botellas a medio consumir mediante unos tapones de goma a los que se les aplica una bomba de vacío.
 
La bomba consiste en un sencillo émbolo que extrae el aire de la botella, con lo que se consigue un cierre al vacío (conviene mojar previamente el tapón en agua). Por este medio las botellas pueden guardarse medio vacías incluso varias semanas sin que el vino evolucione.

Ayuda a su conservación su introducirlas en la nevera. El sistema es muy útil vendiéndose a precio asequible un émbolo junto a varios tapones, lo que nos permite disfrutar de una copa de vez en cuando de forma intermitente. También comienza a emplearse una cápsula con gas inerte que se aplica en la parte vacía de la botella, sustituyendo el oxígeno que resulta expulsado en la aplicación del sistema.
 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...