LLAMANOS 34 91 535 89 90

Si quisieras elaborar un vino rosado en España...¿qué uva erigirías?.

Es muy frecuente la elaboración de vinos monovarietales para hacer vinos rosados, pero también son utilizadas las mezclas de uvas de diversas variedades para conseguir mayor complejidad en los vinos.

Producción de Vino | 2016-06-02 18:16:08


Para la obtención de vinos rosados de calidad, es imprescindible partir de uvas de calidad, en perfecto estado sanitario y adecuado grado de madurez. Las uvas han de ser mayoritariamente tintas, de variedades de marcado carácter frutal.

Cuando se utilizan más de una  variedad es difícil elegir las proporciones para la mezcla y conseguir un estado de maduración uniforme de las uvas. Las variedades blancas que las acompañan son diferentes según las zonas y contribuyen a aportar diferenciación en el producto final, caso del Verdejo o Albillo en Cigales, Airén en Valdepeñas, etc.

Las características de las diferentes variedades son:

Garnacha: da vinos frescos, vivos y con notable afrutado. Entrada en boca golosa que la hace especialmente atractiva; el color es frágil y poco duradero.

Bobal: color rosa vivo y aromas afrutados que recuerdan la fresa, frambuesa y en general las frutas rojas; en boca aportan gran frescura y plenitud al paladar que se  acentúa al ingerirlo a 8-10ºC.

Tempranillo: se emplea desde hace 10 años ensamblada con otras variedades, sobre todo Garnacha; estabiliza el color aportándoles algo más de longevidad. Siempre que  la proporción no sobrepase el 20% del total los aromas y la boca son muy similares a  los de Garnacha pura. Los de Tempranillo puro son potentes de intenso color, con  tintes violáceos, sabrosos y bien estructurados.

Cabernet Sauvignon: da un afrutado diferente marcado por las notas de la variedad. El  color es más estable e intenso que en Garnacha. La boca es más carnosa y estructurada.

Syrah: es la que aporta una mayor complejidad aromática.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...