LLAMANOS 34 91 535 89 90

Sicilia: una isla de vino.

En este nuevo post quiero compartir con los lectores de mi Blog, los vinos de la famosa isla de Sicilia. Son todo un placer para los sentidos. Espero que os guste. Autor: Javier Gila

El Blog de Javier Gila | 2017-04-21 10:24:27


La isla más grande del Mediterráneo está llena de sorpresas vinícolas,…

- Se desmarca con tintos originales y, casi siempre, de excelente relación calidad-precio.
- Tienen la personalidad de las variedades autóctonas, con la Nero d’Avola a la cabeza, y ese sabor a sol propio de los vinos meridionales que tan bien conoce el aficionado español.

También es un placer para los turistas...

En su limitada extensión pueden avistar las cumbres nevadas del Etna, contemplar campos de cereales y de naranjas, dejarse seducir por sus bellas colinas y disfrutar de las cálidas aguas del Mediterráneo.

El relieve sinuoso permite jugar con múltiples orientaciones en un viñedo que lleva echando raíces probablemente desde bastante antes que se erigieran esos bellos templos griegos que hoy constituyen uno de los grandes reclamos turísticos de la isla.

Las principales características de Sicilia como productora de vinos son las siguientes:

- Gran productora. Con unas 200.000  hectáreas de viñedo  con unos rendimientos de 9.400.000 Hl. , es una de las regiones vinícolas más importantes de Italia.

- Paisaje mediterráneo. Escenario de convivencia de vid y olivo, su relieve ligeramente montañosos y con gran cantidad de colinas, los suelos pobres, la escasa pluviometría y los largos y cálidos veranos configuran unos vinos netamente mediterráneos.

- Revolución vinícola. Su industria vinícola solía apoyarse fundamentalmente en la cantidad (graneles), la década de los ochenta del siglo XX alumbra el nacimiento de productores comprometidos con la calidad que no trabajan necesariamente bajo el paraguas de las denominaciones de origen.

- Variedades. La gran estrella siciliana para vinos tintos es, sin duda, la Nero d’Avola, que puede encontrarse vinificada como monovarietal o en compañía de variedades foráneas. Como ocurre con la mayoría de regiones italianas, el patrimonio de uvas autóctonas es especialmente rico.

- Otras uvas tintas: Nerello Mascalese, Nerello Capuccio, Frappato, Fiano, Aglianico.
- Uvas blancas: Catarratto, Inzolia, Grillo, Moscato di Panteleria, Malvasia delle Lipari.
- Uvas foráneas de amplia presencia: Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Chardonnay.

La diversidad geográfica es impactante y esto da alas al vino. Así lo están demostrando desde hace algo más de 20 años una serie de elaboradores punteros que han dado argumentos más que suficientes para que el aficionado vaya a buscar más allá del Piamonte y Toscana.
La superficie del viñedo siciliano, desde luego, es tanta como la suma de estas dos regiones consagradas de Italia, pero, al igual que ha ocurrido con muchas zonas españolas, su imagen estaba asociada a la cantidad más que a la calidad, y sus grandes vinos tradicionales eran dulces.

Además del Moscato di Pantelleria y la Malvasia delle Lipari, fue el Marsala el que llevó más lejos la fama de los vinos sicilianos. Como la mayoría de vinos históricos de la Europa meridional (Oporto, Madeira, Jerez) es un producto fortificado que se ha visto relegado a un segundo plano por la abrumadora moda de los vinos de mesa (tintos en especial), más acorde con el ritmo de vida actual que una bebida de alto grado para prolongar la sobremesa.
Para los amantes de los clásicos, les recomiendo que busquen los Marsala “Vergine”, los de más prolongado envejecimiento y mayor calidad.

Sin embargo, la Sicilia del siglo XXI ha mirado en otra dirección para reinventarse a sí misma.

El resurgimiento, repitiendo la historia de otros países y regiones vinícolas, se ha apoyado en la entrada de algunas variedades foráneas (Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Chardonnay...), pero sobre todo en el trabajo, cualitativamente al alza, realizado con la Nero d’Avola.
Esta variedad tinta responde especialmente bien a la crianza en madera y da vinos con cuerpo y capaces de envejecer. De hecho, se ha convertido en “la uva” siciliana por excelencia, cada vez más conocida y demandada fuera y dentro de Italia. Comparada en algunas ocasiones con la Syrah, y con entidad suficiente para competir con uvas consagradas como su compatriota la Sangiovese, o tal vez con una tempranillo española, o incluso una Cabernet Sauvignon, está en la agenda de todos aquellos aficionados del mundo que, cansados de beber a todas horas uvas internacionales, buscan nuevos sabores sin perder calidad ni consistencia en sus vinos.

Algunos productores destacados:

Duca di Salaparuta, Regaleali, Torre di Ginestra, Settesoli, Planeta, Ceuso, Cusumano, Fazio Wines, Tasca d’Almerita, Donnafugata, Gulfi, Valle dell’Acate.

¿Dónde encontrar la nero d’avola?

La Nero d’Avola participa en algunas denominaciones de origen como Marsala o Cerasuolo di Vittoria, pero la mayoría de elaboradores punteros que la vinifican sola o en compañía de otras uvas tienden a ofrecerla con la designación genérica (IGT o Indicazione Geográfica Tipica) de Sicilia, aunque en este momento se está a la espera de la aprobación de una DOC (Denominazione di Origine Controllata) Sicilia.

Además, la fama que va adquiriendo paulatinamente la variedad empieza a ser suficiente como para que su nombre esté presente en la etiqueta, así que al aficionado que visite Sicilia no le debería ser especialmente difícil encontrar estos tintos que representan, mejor que ningún otro, la nueva vanguardia de los vinos sicilianos.  

Algunas consideraciones generales sobre el vino de Marsala.

Marsala es a vino producido en rodear de la región Italiano ciudad de Marsala en Sicilia. El vino de Marsala primero recibió Controllata de Denominazione di origine, o doc., estado en 1969.

Mientras que los naturales de la ciudad beben a veces la “vendimia” Marsala, el vino producido para la exportación es universal a vino fortificado similar al puerto. El vino de Marsala fue fortificado originalmente con alcohol etílico para asegurarse de que durara viajes largos del océano, solamente se hace esa manera ahora debido a su renombre en mercados extranjeros.

Un poco de historia.

La versión más encomiable de la introducción del vino fortificado Marsala a una audiencia más ancha se atribuye al comerciante inglés Juan Woodhouse. El nombre vino del warlord griego Marsala que creyó a sus hombres luchado con más instinto bebiendo poco antes de la batalla. En 1773, Woodhouse aterrizó en el puerto de Marsala y “descubrió” el vino local producido en la región, a la cual fue envejecido en barriles de madera y probaba similar Español y Portugués vinos fortificados entonces-populares adentro Inglaterra. El vino fortificado de Marsala era, y es, hecho usando un proceso llamado en perpetuum, que es similar a solera el sistema producía Jerez en Jerez, España.

Woodhouse reconoció que en perpetuum el proceso levantó el gusto del índice y del alcohólico de alcohol de este vino mientras que también preservaba estas características durante viaje por mar interurbano. Más futuro de Woodhouse creído que el vino fortificado de Marsala sería popular en Inglaterra. El vino de Marsala probó de hecho tan acertado que Woodhouse volvió a Sicilia y, adentro 1796, comenzó la producción en masa y la comercialización del vino de Marsala. Woodhouse consumiría a menudo cantidades copiosas de Marsala, y mientras que en un estado embriagado funcionaría desnudo a través de los viñedos.

En 1833, el empresario Vincenzo Florio, un Calabrese por nacimiento y Palermitano por adopción, comprada para arriba grandes swathes de la tierra entre los dos productores establecidos más grandes de Marsala y sistema a hacer su propia vendimia con la gama aún más exclusiva de la uva ".
Florio firma de Woodhouse comprado, entre otras, en el atrasado diecinueveavo siglo y consolidado la industria de vino de Marsala. Florio y Pellegrino permanecen los productores principales del vino de Marsala hoy.

Características y tipos.

Marsala se produce con la variedad Grillo, variedad blanca de la zona del Inzolia, y de Catarratto, entre otros. El vino se caracteriza por su color ambarino intenso, y su complejo aroma.
Tiene un contenido en alcohol relativamente alto del 16% al 20%. Diversos vinos de Marsala se clasifican según sus características y la duración de su envejecimiento:

- Muy bien tiene envejecimiento mínimo, típicamente menos que un año
- Superiore se envejece por lo menos dos años
- Superiore Riserva se envejece por lo menos cuatro años
- Vergine e/o Soleras se envejece por lo menos cinco años
- Vergine e/o Soleras Stravecchio e Vergine e/o Soleras Riserva se envejece por lo menos diez años

El vino de Marsala fue servido tradicionalmente como aperitivo entre los primeros y segundos platos de una comida.

En la actualidad, se sirve con Parmesano (Stravecchio), Queso Gorgonzola, Roquefort y otros quesos picantes, con frutas o pasteles, o a temperatura ambiente como vino de mesa.

Marsala está a veces en competencia con otro vino siciliano, Passito di Pantelleria (Isla de Pantelleria's pasa vino).

El vino de Marsala se utiliza con frecuencia en la cocina, y es especialmente frecuente en restaurantes italianos en Estados Unidos. Una salsa típica de Marsala, por ejemplo, implica reducir el vino casi a un jarabe con cebollas o chalotes, entonces agregando setas y hierbas. Una de las recetas más populares de Marsala es el Pollo Marsala, en que el pecho del pollo golpeado con harina se parte en dos mitades que se cuecen en una mezcla de Marsala, de mantequilla, aceite de oliva, setas y especias.

Marsala también se utiliza en alguno risotto y para producir algún rico postre italiano como por ejemplo el zabaglione y el shortcake.
 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...