LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sirven todos los vinos de Jerez para la guarda en botella?.

No todos los vinos pueden envejecer bien en botella, un vino fino ha de consumirse prontamente, ya que pierde sus cualidades mientras que un vino generoso puede guardarse años.

Cultura del Vino | 2016-01-29 10:30:31


Los Vinos de Jerez del tipo Fino, así como la Manzanilla, por su carácter ligero, fresco y delicado, deben ser consumidos en los meses siguientes a su embotellado. En la actualidad, las modernas técnicas de embotellado permiten disfrutar de toda la fragancia y sabor de estos vinos incluso hasta 18 meses después de haberse abandonado las soleras, y siempre que se conserven adecuadamente.

En realidad la recomendación es que Los finos y las manzanillas son vinos muy frágiles, deben consumirse en un plazo máximo de seis meses tras su embotellado debido a su alta tendencia oxidativa y su rápida evolución.

Si se abre una botella de fino o manzanilla no la deje abierta muchos días porque su calidad se deteriora a pasos agigantados.

Los vinos del tipo Amontillado también es conveniente no conservarlos en la botella más allá de 24 ó 36 meses. Con posterioridad a estos períodos aproximados pueden perder parte de su "frescura" y con ella algunas de sus características más distintivas. En todo caso, se trata de un proceso muy gradual, que depende enormemente de cómo se hayan conservado las botellas.

Los vinos más longevos son los generosos (olorosos, amontillados, dulces, portos, sauternes, tokay...).

Su aporte oxidativo durante el prolongado envejecimiento en madera y su fortaleza alcohólica les confieren una resistencia al tiempo y al deterioro fuera de lo común.

Por ello los vinos elaborados mediante largos procesos de crianza oxidativa, como es caso del Oloroso, el Cream o el Pedro Ximénez, pueden conservar sus características intactas durante muchos años e incluso décadas, dependiendo obviamente de la calidad intrínseca del vino en cuestión.

En todo caso, es necesario tener en cuenta que esta pérdida de las características más propias del vino es mucho más acelerada una vez que la botella ha sido abierta. Los finos y manzanillas no deben conservarse más allá de una semana y siempre en el frigorífico y con la botella bien cerrada. Los amontillados pueden aguantar durante algunas semanas y los vinos más oxidados incluso meses.

En el caso de botellas aún cerradas, buscaremos un sitio tranquilo, oscuro y sin oscilaciones térmicas ni vibraciones. A diferencia de otros vinos, recomendamos mantener las botellas en posición vertical, para reducir la superficie expuesta a la oxidación. Una vez abierta, guárdelas con el tapón bien cerrado, preferentemente en el frigorífico.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...