LLAMANOS 34 91 535 89 90

Sobre el color de los vinos tintos.

El color de un vino nos indica si estamos ante un vino sano, bien vinificado, sin defectos. Debe ser claro y transparente, brillante, sin sedimentos ni brumoso.

Producción de Vino | 2015-09-24 11:36:18


El color también nos señala la edad y evolución del vino. Mientras mayor diferencia existe entre el centro y el borde de la copa, quiere decir que se trata de un vino de mayor edad.

Dependiendo de la edad y de la variedad, los colores de los vinos tintos van desde el azul violeta hasta el rojo teja o ladrillo, pasando por tonos carmesí o grana.

La gama puede ser: rojo violeta, rojo rubí, rojo cereza, carmesí, rojo ciruela, rojo mora, marrón rojizo, rojo teja.

La intensidad cromática es importante porque nos indica que a medida que van envejeciendo, los vinos tintos van perdiendo su color. También nos dan señales de maduración de la uva, mientras más oscuro mayor madurez. Obviamente, cada variedad tiene su propia coloración.

Los pigmentos responsables del color de los vinos tintos proceden de la materia prima con que se elaboran, las uvas, y se localizan de forma exclusiva en los hollejos y ocasionalmente también en la pulpa de las variedades denominadas tintoreras. Estos pigmentos rojos son unos compuestos fenólicos que se denominan antocianos y, en la uva, se encuentran únicamente como antocianos monómeros, no ligados a otras moléculas.

El tiempo de extracción de materia colorante durante la maceración del hollejo con el mosto depende del  grado de insolación que haya tenido la uva durante su período vegetativo.

• El vino, en su primera época, muestra un color sólido e intenso. Con el paso de los años se abrirá  ligeramente debido a que las moléculas del color tienden a soldarse unas con otras haciéndose más gruesas  (pasando del estado soluble al coloidal y de éste al insoluble, precipitándose al fondo del tonel o botella; son  los inofensivos posos que muchos confunden con la química).

• Un tinto con reflejos brillantes y ribetes bermellón-rosáceos vendrá de zonas septentrionales y tendrá una  acidez elevada.

• Un tinto de tonos violáceos con atisbos marrones descubre un origen de climas cálidos.  En definitiva, el color del vino dependerá del tipo de uva, de la maceración de los hollejos, la madurez de la  uva, la duración de la crianza en madera y de la vejez en botella.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...