LLAMANOS 34 91 535 89 90

Sobre los vinos rosados

Los vinos rosados cada vez tienen mayor fuerza entre los consumidores, el aumento de la calidad, y la dedicación en su elaboración ha rescatado sus matices y prestigio más alla del vino comodín.

Cultura del Vino | 2014-11-11 13:11:59


Los rosados cada vez tienen más color, se debe a que tiene más tiempo de maceración con las pieles (hollejos), de donde extrae el color; mientras en un vino tinto esta maceración es de al menos una semana, en un rosado suele ser de tan sólo de unas horas, de 12 a 24, y luego se quitan las pieles para que realice la fermentación alcohólica.

Para un rosado joven, que son la mayoría, los colores anaranjados, o piel de cebolla, suelen indicar que han evolucionado, perdiendo su frutosidad y fresca acidez, por lo que ya no son agradables de beber; mientras que los tonos rosa frambuesa denotan en general calidad. Pero cuando la maceración es muy larga, adquieren mucho color, de un vino tinto ligero, y su paladar es más rotundo, con más de aspereza por los taninos.

En España, se elabora una gran diversidad de estilos de vinos rosados, de gran calidad media, y no sólo en Navarra. España es en la actualidad uno de los mejores productores del mundo, y les invitamos a que prueben un rosado moderno, como los seleccionados en la cata propuesta, para que valoren su excelente nivel.

En España los mejores rosados son de garnacha, como ocurre con los navarros, sin duda los más famosos. Pero también los vinos de Cigales han producido excelentes rosados de tempranillo, y en el Levante español, la bobal valenciana  da  buenos  ejemplos.  También  algunas  bodegas  se  han  atrevido  con  variedades foráneas como la merlot y la cabernet sauvignon, uvas de origen francés, y el resultado son vinos rosados de mayor cuerpo, mientras en Cataluña utilizan la variedad trepat para los cavas de color rosa.

Los rosados son vinos que se consumen en su primer año, es decir, la añada siguiente a la fecha de vendimia que aparece en la etiqueta. La garnacha, variedad de origen aragonés, se cultivaba mucho en el valle del Ebro, en suelos fértiles que daban mucha producción, por lo que se consideraba de rápida evolución una vez en la botella, y poco apta para vinos jóvenes. Pero cuando se vendimia pronto, en agosto, mantiene su acidez natural, que la convierte en idónea para rosados sencillos, desenfadados y fáciles de beber.

Algunas personas que guardan varios años un vino rosado han podido apreciar que pierde su vivaz color rosado en un par de años. Esto es un proceso natural, que ocurre con el paso del tiempo. Para evitarlo, hay que consumirlo en el primer año, y mejor aún, si queremos disfrutar de sus mejores virtudes, beberlo en los primeros meses de embotellado (el primer semestre del año, tras la fecha de vendimia).

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...