LLAMANOS 34 91 535 89 90

Sorprende estas navidades con los vinos espumosos de calidad de Pla de Bages.

La comarca del Bages, geológicamente, se encuentra situada en la parte oriental de la Cuenca del río Ebro, situada entre las Catalánides y el Pirineo. En esta zona el clima y la orografía da lugar a vinos frescos y con una acidez especial, sobre todo en los vinos espumosos.

Actualidad | 2016-12-20 11:20:19


La comarca del Bages, tiene una larga tradición en vinos espumosos. Concretamente el término municipal de Artés está amparado por la DOP Cava, ya que desde principios del siglo XX iniciaron la experimentación y la producción de este tipo de vinos. Es decir, fueron pioneros en la producción de vinos espumosos. Las variedades Macabeo, Xarel•lo y Parellada son la base que se utilizan en su elaboración, y tienen las características ya relacionadas en el apartado de vinos.

Los vinos espumosos procedentes de vinos que han tenido una segunda fermentación natural mediante el método tradicional, con una sobrepresión de CO2 disuelto, superior a 3,5 bar. La totalidad del proceso de elaboración del vino espumoso desde el tiraje hasta el degüelle se realizará en la botella y en las bodegas inscritas en la DOP. La segunda fermentación no puede aumentar el grado alcohólico del vino base más de 1,5% vol.. Todo el proceso de elaboración desde el tiraje hasta el degüelle debe tener una duración mínima de doce meses. Una vez hecho el degüelle se podrá añadir a las botellas licor de expedición. La incorporación del licor de expedición no podrá hacer aumentar el grado alcohólico en más de 0,5% vol.. Una vez acabado todo el proceso de elaboración se podrá trasvasar a botellas más pequeñas de 20 cl, 37,5 cl, o capacidad superior a 3 litros. Se prohíbe la utilización de gas CO2, así como su almacenamiento en los locales donde se elabore vino espumoso, sin autorización expresa.

El vino espumoso de calidad tendrá las características siguientes: El grado alcohólico adquirido mínimo de 10,5% vol.

Acidez total (en ácido tartárico) de 4,5 a 8 gr/l.

Extracto seco no reductor entre un mínimo de 12 gr/l y un máximo de 22 gr/l. Acidez volátil real (en ácido acético) inferior a 0,8 gr/l.

Anhídrido sulfuroso total inferior a 185 mg/l. Cenizas. Mínimo 0,70 gr/l. Máximo 2 gr/l. pH. Mínimo 2,8, máximo 3,5.

Sobrepresión mínima de 3,5 bar a 20ºC.

Para botellas de capacidad inferior a 250 ml la sobrepresión será superior a 3 bar a 20ºC. Según el contenido en azúcares residuales los vinos espumosos se denominarán:

Brut natural: menos de 3 gr/l y que no se haya añadido azúcar después del degüelle. Extra brut: entre 0 y 6 gr/l.

Bruto: menos de 15 gr/l. Extra seco: entre 12 y 20 gr/l. Seco: entre 17 y 35 gr/l.

Semi seco: entre 33 y 50 gr/l. Dulce: más de 50 gr/l.

En la fase visual estos productos tienen una coloración correspondiente al apartado de los vinos blancos y rosados.

La parte aromática tiene las bases de fruta fresca, cítrica y floral de los vinos base con los que están elaborados. Partiendo de estos vinos se desarrollan los aromas característicos de crianzas sobre lías desarrolladas en botella. Ellas ofrecen notas de fruta seca, desde albaricoque seco, avellana y  notas de pan. Todas ellas en un conjunto donde domina el frescor de la fruta, a pesar de que en diferente proporción según los meses que haya tenido entre el tiraje y la expedición.

En boca, son vinos que aumentan claramente la percepción de volumen con respecto a los vinos de origen. La cremosidad es proporcional en los meses de crianza, y el carbónico se muestra integrado, considerando que el mínimo de permanencia en botella en esta denominación es de 12 meses. De burbuja fina, de descripción cosquilleo en boca, estableciendo sinergias con el núcleo ácido de los vinos de la zona, con fuertes niveles de málico que dan las características de frescor y persistencia en boca de los espumosos propios de zonas frías.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...