LLAMANOS 34 91 535 89 90

Temperatura óptima para cada cata de vino.

Cada tipo de vino tiene una temperatura óptima de consumo y cata. Al tomar un mismo vino a distintas temperaturas se aprecian sensaciones muy diferentes. Autor: Mikel Garaizabal

Cata de Vino | 2014-07-16 14:14:14


La temperatura del vino a lo hora de degustarlo es un parámetro que podemos controlar. Los expertos aconsejan que no se tome vino por encima de los por encima de 19 grados, ya que presencia del alcohol se percibe demasiado, descompensa el vino, lo satura y lo hace pesado..

La baja temperatura también es contraproducente, por debajo de 4 grados somos incapaces de diferenciar los distintos matices de los vinos.

Estas son las temperaturas que recomiendan los expertos:

Espumosos: entre 6 y 8 º C

A temperaturas superiores perderán la finura y el carbónico que les caracteriza.

Vinos dulces: entre 6 y 8 ºC

A temperaturas más altas se potencian los sabores dulces, pero pierden el equilibrio con los otros sabores, y sólo percibiremos los sabores dulzones.

Blancos jóvenes secos y semi-secos: entre 8 y 10 ºC

Estos vinos tienen la característica de ser frescos y ácidos; al estar a esta temperatura percibiremos mejor esa sensación agradable y de frescor.

Blancos envejecidos y fermentados en barrica: entre 11 y 13 ºC

Subiremos la temperatura respecto a los blancos frescos, para poder apreciar los nuevos aromas que han evolucionado en la crianza en barrica y botella.

Rosados: entre 10 y 12 ºC

 Para poder disfrutar todas las características de este tipo de vino que se clasifica entre blanco y tinto.

Tintos jóvenes: entre 12 y 14 ºC

Mantiene los matices de los tintos, destacando su frescura, por ser de menor astringencia.

Tintos envejecidos: entre 16 y 18 ºC

A esta temperatura destacan los nuevos aromas adquiridos en la crianza. A menor temperatura no se volatilizan los aromas, y en boca nos parecen demasiado astringentes. A mayor temperatura destaca el alcohol y éste enmascara todos los aromas restantes en la cata.

Es importante que no existan cambios bruscos de temperatura, para mantener el vino frí en verano, se pueden utilizar acesorios como las cubiteras, en las que colocaremos agua sola o agua con más o menos hielo, según la temperatura del local y el tipo de vino que estemos bebiendo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...