LLAMANOS 34 91 535 89 90

Tips para maridaje con diferentes vinos.

El maridaje es un tema muy amplio, casi infinito,tanto como gustos hay, por lo que es difícil dar consejos a la hora del maridaje. Por si te ayuda te dejamos algunos tips para el maridaje más sencillo.

Maridaje del Vino | 2016-03-22 11:53:22


No te vamos a mentir, En cuestión de maridajes, no existen verdades absolutas, porque todo es muy subjetivo y personal. Por ello, la regla básica que conviene seguir es “prueba y error”, hasta ir encontrando en perfecto maridaje para cada ocasión y cada plato.

En los platos, a la hora de elegir un vino, tienes que tener en cuenta cómo es la preparación del plato.

Los puntos clave a tener en cuenta al momento de realizar un maridaje son:

La pieza principal de la comida (pasta seca, pasta rellena, carne roja, carne blanca, pescados, etc.)

Forma y punto de cocción (a las brasas, al horno, a la plancha, al vapor, jugoso, cocido, etc)

Salsas, si hubiese, la intensidad de la misma condiciona el maridaje.

Guarnición.

A tener en cuenta:

1. Armonía:

En el maridaje, se busca que los sabores del vino y de la comida armonicen entre sí y se puedan sentir y disfrutar tanto las notas características del vino como los sabores del plato. Ninguno de los dos debe sobrepasar los sabores del otro, tampoco debe salir un tercer sabor desagradable.

2. Sabor y consistencia:

Una buena combinación debe equilibrar dos elementos: los sabores predominantes y la consistencia tanto del vino como de la comida. Así por ejemplo, un plato preparado con pimiento se podría servir con un vino que tenga notas  de  esta  verdura. Por  otra  parte,  la  consistencia de  un  plato  debe  ser contrapesada con la del vino, por ejemplo, un pescado con una salsa blanca ligera se puede combinar con el cuerpo más espeso de un Chardonnay.

3. Contraste y similitud:

Hay dos formas de entrelazar un vino y una comida: por la semejanza de sus sabores y también por su contraste. Los sabores similares se potencian y se refuerzan. En cambio, al buscar sabores opuestos cada sabor juega su propio rol creando nuevas sensaciones en el paladar.

Por lo general, se pueden hacer las siguientes combinaciones:

Vinos blancos secos y jóvenes: aperitivos y entremeses, verdura y legumbres ligeras, ostras y mariscos, pescados, quesos de cabra.

Vinos blancos fermentados en barrica: platos de pescado, menestras, hojaldres de verduras.

Vinos blancos secos de crianza: pescado sustancioso, asados de carne blanca.

Vinos blancos dulces (semisecos): postres, platos fríos.

Vinos rosados: entremeses, platos ligeros, carne blanca.

Vinos tintos jóvenes: arroz, pasta, legumbres, verduras, carne blanca asada o en salsa, carne roja, quesos semiduros y con moho.

Vinos tintos Crianza y Reserva: legumbres sustanciosas, carne blanca rellena, carne de vaca, cordero, ternera, cerdo, quesos de oveja y pasta fermentada.

Vinos tintos Gran Reserva: grandes asados de carne roja, platos de caza, quesos muy curados, recios y especiados.

Cavas: aperitivos con brut muy frío, postres con semisecos o dulces (nunca un brut).

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...