LLAMANOS 34 91 535 89 90

Tradición en el triangulo del vino de jerez.

Son principalmente tres las ciudades del Jerez-Xèrés-Sherry que enmarcan un triángulo de tierras blancas y onduladas en la provincia de Cádiz, entre las desembocaduras de los ríos Guadalquivir y Guadalete.

Enoturismo | 2016-01-11 10:06:13


En las tres se respira ambiente vinatero y ofrecen al viajero oportunidades de disfrute que sólo tienen igual en otras zonas de equivalente tradición y excelencia.

Buenos restaurantes y tascas, cielo luminoso durante todo el año, cercanía del mar, extensiones onduladas de viñedos, edificios bodegueros de sobrecogedora impresión... Son todos argumentos irrebatibles para hacer del Marco de Jerez tierra a la que todo aficionado al vino de calidad debería viajar regularmente. El enoturismo en esta región ha tenido un crecimiento asombroso en los últimos años.

No obstante, en realidad el Consejo Regulador de las diversas Denominaciones de Origen que coexisten en el Marco de Jerez ejerce sus responsabilidades sobre un amplio y heterogéneo territorio de las provincias de Cádiz y, en mucha menor pro-porción, Sevilla.

Las mencionadas tres ciudades vinateras forman el denominado “Triángulo del Jerez”, y allí se producen tanto uvas de las que nacen los jereces, como se envejecen vinos acabados que salen al mercado con el marchamo Jerez-Xérès-Sherry o Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, constituyendo así la denominada zona de crianza. En torno a esta zona de crianza, la zona de producción se extiende por los términos municipales de Chiclana, Chipiona, Lebrija, Puerto Real, Rota y Trebujena.

En la zona de producción se cultivan uvas destinadas a producir jereces, y también existen bodegas de elaboración y crianza de vinos, pero los vinos allí envejecidos no pueden ser puestos directamente en el mercado como Jerez-Xérès-Sherry. Sí pueden serlo indirectamente, después de ser vendidos a bodegas de la zona de crianza, en las cuales deben permanecer un tiempo mínimo de tres años antes de tener derecho a ser embotellados como jereces a todos los efectos bajo algunas de las marcas más o menos conocidas que hay en el mercado. No obstante, en Chiclana, Chipiona y, en menor medidaTrebujena y Rota, existen bodegas debidamente inscritas en el Consejo Regulador que no sólo venden vinos al por mayor a otros productores de la zona de crianza, sino que también los embotellan en cantidades moderadas y sobre todo para el mercado local.

Sin duda, hay matices apreciables entre los vinos de crianza biológica de las tres ciudades que forman el Triángulo del Jerez, pero probablemente se ha exagerado la influencia que el clima tiene en cuanto a determinar estas diferencias. Sobre todo, si tenemos en cuenta que en épocas recientes los avances técnicos y del conocimiento en la gestión de los edificios bodegueros permite compensar sin dificultad los pocos grados de diferencia de temperatura y de humedad que pueden existir entre la más interior Jerez, y las localidades marino-fluviales de El Puerto y Sanlúcar,a su vez con notorias diferencias entre estas dos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...