LLAMANOS 34 91 535 89 90

Tu viaje de Enoturismo: Empordá, vino y paisaje.

Pocos lugares en el mundo concentran en un pequeño territorio tanta historia, tanto paisaje y tanta cultura del vino como el Empordà.

Enoturismo | 2015-07-29 12:21:03


El Empordà ofrece impresionantes paisajes de viñedos. Vinos que expresan toda la esencia del Mediterráneo. Una cultura gastronómica reconocida en todo el mundo, con una auténtica constelación de estrellas Michelin y una oferta ilimitada de cocina familiar, muy arraigada a la tierra y a los productos locales. Y con una de las infraestructuras hoteleras y turísticas más importantes del Mediterráneo, vinculadas al turismo de sol y playa, al turismo rural, al turismo activo y al turismo enogastronómico.

En la Costa Brava y el Pirineo de Girona podemos recorrer la historia de la humanidad desde el paleolítico; seguir el rastro de civilizaciones, como los íberos, los griegos y los romanos, que nos resultarán emocionantes. Contemplar los testimonios de la Edad Media, que nos apasionarán. Descubrir el legado judío, que nos dejará sin palabras. Un patrimonio diverso y muy bien conservado.

También el pintor ampurdanés Salvador Dalí dejó un gran legado, el denominado Triángulo Daliniano: el Teatro-Museo Dalí en Figueres, la Casa-Museo Salvador Dalí en Portlligat (Cadaqués) y la Casa-Museo Castillo Gala Dalí en Púbol.

Y es que son 2.500 años de historia que hoy se pueden ver sobre el terreno, partiendo de Empúries y otros yacimientos arqueológicos de la Costa Brava, donde se conservan restos de prensas y fábricas de ánforas que muestran el gran comercio marítimo de nuestros vinos por el Mediterráneo durante la época romana.

También perviven varias de las cooperativas creadas a partir de la década de 1930 para recuperar la viña y el vino; su visita representa una inmersión cultural mucho más importante que probar sus vinos, porque nos permite entender las estructuras sociales y económicas de los pueblos y su ámbito agrícola ampurdanés.

Afortunadamente, en los últimos años se han llevado a cabo decenas de iniciativas privadas que han impulsado el renacimiento vitivinícola de la comarca y la consolidación de la DO Empordà. Así, la zona vive un resurgimiento que pone a disposición del visitante uno de los destinos enoturísticos más atractivos de Europa.

Una singularidad de la comarca es la garnacha del Empordà, vino dulce natural elaborado con la variedad de uva que le da nombre. Generoso, con el sabor propio de la uva madura, cálido y sedoso, virtudes que lo convierten en un vino de postres excepcional, junto con el otro vino dulce propio de la zona, el moscatel del Empordà.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...