LLAMANOS 34 91 535 89 90

Un buen catador de vino no nace, sino se hace...

El término de cata, degustación, análisis sensorial o análisis organoléptico, se define como el conjunto de métodos y técnicas que permiten apreciar, analizar e interpretar mediante los sentidos (vista, olfato y gusto) las cualidades y propiedades del vino. Los principales objetivos de la cata son detectar e identificar las sensaciones y tener la capacidad de expresarlas.

Cata de Vino | 2014-06-18 14:27:30


La cata del vino parece un acto aparentemente lejano y reservado a unos pocos expertos, con paciencia, tiempo y dedicación. El conocer y apreciar un vino es abordable por todo el mundo.

A la hora de catar un vino, es necesario utilizar un lenguaje que permita describir, con exactitud, una percepción sensorial (vista, olfato y gusto). Por ello, inicialmente es necesario diferenciar entre los términos catar y beber:

- Catar: Consiste en degustar con atención el vino, apreciando y expresando sus virtudes y defectos.
- Beber: Es el acto reflejo, con el cual saciamos una necesidad fisiológica: la sed.

La cata y degustación del vino es relativamente fácil, todas las personas nacen con las aptitudes necesarias; un buen catador no nace, sino se hace. Por tanto, es necesario aprender a detectar e identificar las sensaciones percibidas, conocer las características del vino, la elaboración, la zona de donde procede, las variedades de uva, la bodega, (...).


Memorizar estos datos permite, posteriormente, identificar y establecer paralelismos con vinos que se caten en un futuro.

Cada botella es un mundo y siempre deberá acercarse con humildad, evitando ideas preconcebidas del producto.

El conocimiento sobre la cultura del vino y su cata aumenta nuestra capacidad de disfrute ante un buen vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...