LLAMANOS 34 91 535 89 90

Un consumo de vino moderado aporta beneficios saludables.

Los estudios indican que un consumo moderado de vino ejerce un efecto protector frente a las enfermedades coronarias. Pero es imprescindible la moderación en su consumo.

Actualidad | 2015-11-20 11:33:45


El vino ha evolucionado como parte de la vida, la cultura y la alimentación desde tiempos inmemoriales. Como un símbolo cultural indeleble de un estilo de vida, el papel del vino ha evolucionado con el tiempo. Además de ser una importante fuente de nutrientes, el vino se ha transformado en un acompañamiento cultural de la comida y distensión compatible con un estilo de vida saludable. A esto se suma la existencia de diversos estudios que coinciden en que el vino consumido en forma regular y con moderación, tiene claros efectos positivos para la salud de las personas.

Hasta el siglo XX prácticamente, junto con otros alimentos energéticos copiosos, el debían servir como combustible calórico para poder desarrollar los exigentes esfuerzos físicos requeridos por la agricultura y las actividades manuales. Sin embargo, los vinos buscan hoy más la satisfacción de los sentidos y el paladar del consumidor que el propio aporte calórico, de ahí que se hayan suavizado.

En época contemporánea, los vinos han perdido su histórica función energética o de aporte calórico en favor de sus cualidades y valores organolépticos. Se cuida más el consumo moderado y placentero del vino y se ha aumentado su calidad. Es así que el arte de la viticultura y la vinificación también ha cambiado. No obstante, en esta larga ruta por la historia, una cosa se mantiene y nunca se ha descuidado: la asociación del vino con gastronomía, historia, tradición, origen, productos locales de calidad y entornos sociales dignificados.

La valoración cultural del vino refleja la diversidad de las regiones vitícolas, el savoir vivre y los hábitos gastronómicos. Los productos de calidad indican pautas de consumo moderadas, ya que sólo si el vino se degusta de forma moderada y lenta, se puede apreciar y disfrutar plenamente su carácter y sus sabores únicos y complejos.

Las propiedades beneficiosas del vino se conocen desde hace miles de años, pero en la actualidad vienen avaladas por multitud de estudios científicos que relacionan este producto con un mejor estado de salud. En los últimos años, los tratamientos de belleza con el vino como principal protagonista se están generalizando y cobrando bastante popularidad debido a la sensación de bienestar y relajación asociados a esta bebida combinado con el buen resultado estético. Esto es debido por ejemplo a las propiedades antioxidantes que contiene el vino, y al revastol.

También hay estudios que apoyan la teoría de que el consumo moderado ayuda a reducir el riesgo de cáncer, con argumentos por ejemplo de que consumir siete vasos de vino tinto semanales después de cumplir los 40 años de edad, reduce en más de la mitad los diagnósticos de cáncer de próstata, mientras una copa al día en el caso de las mujeres o dos en el de los hombres, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y previenen las complicaciones cardiovasculares.

Vino con Moderación - Art de Vivre (WIM) es la asociación sin ánimo de lucro fundada en 2011 por el sector vitivinícola europeo para coordinar la aplicación y el desarrollo europeo e internacional del Programa de WIM, con la visión de asegurar un uso responsable y moderado de los patrones de consumo de vino, así como la creación de las normas sociales y culturales.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...