LLAMANOS 34 91 535 89 90

Un viaje inesperado… descubriendo el vino.

Vivir en Asturias es un privilegio, viajar desde Asturias, puede ser una pesadilla. Pues bien, he descubierto que lo segundo, afortunadamente, puede variar y de forma muy placentera y divertida para el cuerpo y el alma. Autora: Alejandra Otero Fernández

Concurso Enoturismo 2016 | 2016-03-30 17:11:21


Si viajas desde Asturias hacia Madrid, (unas interminables y aburridas cinco o seis horas, no te las quita nadie) pues yo, propongo, un viaje  divertido e inesperado. Y mucho mejor si lo haces en compañía de la familia o amigos.

La opción  no necesita  desviarse ni tomar rutas alternativas, solo es necesario algo más de tiempo, para disfrutar más y mejor, y lo más importante, contemplar lo que la vista nos muestra en ese recorrido.

Nada más dejar ese paisaje, que solo Asturias sabe mostrar, nos encontramos con otro totalmente diferente, y si nos fijamos, allí están  un sinfín de bodegas, unas más conocidas que otras, en las que podemos ir parando.

Y eso tiene un nombre, sin saberlo, nos adentramos en el enoturismo. Podemos simplemente, entrar, mirar y descubrir  todo tipo de caldos, muchos  que no se comercializan y solo los venden  in situ.

Aún sin ser amantes del vino, es una buena forma de descubrir ese  infinito mundo de olores y sabores .Mi consejo es, dejarse llevar  y degustar alguna de esas maravillas que nos proporciona  ese fruto tan pequeño como sabroso que es la uva. El saber no ocupa lugar, y no dudarán en contestar a todas nuestras preguntas: qué tipo de uva o uvas lleva, (blanca, roja) que nombre recibe, cuál es la mejor época para su recolección, que tratamiento lleva, en que barrica se debe conservar, como es su elaboración...

A menudo, disponen de paquetes con estancias en las bodegas o adyacentes e interesantes tratamientos de salud y belleza. –quien le haría un feo a un masaje cuyo componente principal es el vino, o a un baño de cava -. En definitiva, un placer, para los sentidos, difícil de rechazar. Sentidos, sentidos...y más sentidos. Vista, gusto y olfato  se ponen a trabajar.

Descubriremos toda una cultura desconocida, vinos, que ni suponíamos que existieran. Lo mejor, probarlos y elegir, eso será lo más difícil, ¡hay tantos! , y llevárnoslos a casa para luego compartirlos con una buena comida y buena compañía: en este caso, infinitamente mejor, en compañía… o simplemente, abrir una botella sin ningún motivo aparente y disfrutar, que es de lo que se trata.

Será divertido a la vuelta contar y compartir lo que hemos aprendido, nuestras experiencias , mostrar nuestras compras y animarles para que sigan nuestro ejemplo; preparar nuevos viajes por diferentes lugares de nuestra geografía , para seguir deleitando nuestros paladares con nuevos sabores y texturas .

Mi viaje  ha sido  en esta ocasión , de Asturias a la Meseta, pero , a cualquier sitio que vaya , norte , sur , este u oeste, encontraré un sin fin de rutas con bodegas por descubrir y vinos por degustar: Ribera del Duero, Priorat, Utiel-Requena, Penedés… sin olvidarnos del cava , por supuesto , uno de mis vinos favoritos, que acompaña cualquier comida .

Así pues, practiquemos este turismo, socio-placentero-cultural, (como yo lo denomino) puesto que es social, placentero y cultural,  a la par de saludable y divertido.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...