LLAMANOS 34 91 535 89 90

Uruguay impulsa el enoturismo de cara a su próximo verano.

En sintonía con el franco ascenso del turismo en Uruguay, el enoturismo acompaña esa tendencia, como en otros países de América Latina.

Cultura del Vino | 2017-01-18 11:29:29


Por esta razón las instituciones de Mintur y de INAVI mancomunaron esfuerzos para apoyar la actividad que desarrollan las bodegas nacionales. Más de 30 establecimientos tendrán sus puertas abiertas todo el verano.

Las cifras son elocuentes. "Pasamos de 2,1 millones a 3 millones de personas entre 2005 y 2016, y de US$ 540 millones a US$ 2.000 millones", expresó el subsecretario de Turismo Benjamín Liberoff recientemente en una entrevista con el diario El Observador. Con estas cifras el turismo desplazó del primer lugar en generación de ingresos para el país nada menos que a la carne.

En tanto que para las bodegas el desarrollo de actividades turísticas siempre había sido considerado como un complemento de índole promocional más que como una significativa fuente de ingresos, esta realidad se ha modificado y en el último año se incrementó llamativamente la cantidad de bodegas que incorporaron el turismo enológico como una unidad de negocios.

La clave está en cómo atraer al turista hacia el enoturismo, y en el mejor de los casos, cómo hacer participar a los enófilos en actividades en las bodegas, siendo que a simple vista la implantación de la prohibición total de consumo de alcohol para conductores de vehículos generó una fuerte preocupación en el sector.

"A lo hecho, pecho" reza un viejo dicho popular. A ponerse las pilas y resolver la coyuntura a como dé mejor parece haber sido el motor que impulsó a las bodegas a difundir de una manera más eficaz sus actividades, resolviendo el conflicto con el ofrecimiento de medios de transporte a precios accesibles.

Otra contribución fue el espíritu de colaboración entre establecimientos para la captación de turistas, como es el caso de la Ruta del Vino de Carmelo, organizada recientemente con valores sumamente accesibles.

Pero lo más significativo en 2016 fue cómo se involucraron el Ministerio de Turismo y el Instituto Nacional de Vitivinicultura para fomentar el enoturismo. Habiendo identificado en primer término la necesidad de monitorear y cuantificar con mayor exactitud tanto la cantidad de turistas como la erogación de éstos en las bodegas, en el mes de noviembre se anunció la creación de un Observatorio Enoturístico gracias al cual se podrá ver su evolución y ajustar el rumbo para satisfacer mejor la demanda.

En esa misma instancia, se presentó la Guía de Enoturismo en Uruguay: una vivencia inolvidable en cada bodega. En ella se invita a los turistas a recorrer los establecimientos vitivinícolas del país, así como el Museo de la Uva y el Vino, situado en Las Piedras.

Vista interna de la Guía de Enoturismo en Uruguay.

Con información en dos idiomas (español e inglés), se reseña la historia y actualidad de cada bodega, incluyendo no sólo datos de contacto (sitio web, teléfonos, redes sociales), sino que también sus horarios de atención (fijos o a convenir), ubicación detallada y fotografías de alta calidad.

La guía incorpora subdivisiones por departamento, presentando seis establecimientos de Canelones (Artesana, J. Chiappella, Establecimiento Juanicó, Moizo, Marichal, Pizzorno, Viña Varela Zarranz), cinco de Colonia (Bernardi, CampoTinto, Almacén de la Capilla/Bodega Cordano, Familia Irurtia y Los Cerros de San Juan), una de Maldonado (Garzón), cuatro de Montevideo (Beretta, Bouza, Vinos Finos Juan Carrau y Spinoglio) y una de Rivera (Castel Pujol Cerro Chapeu).

La última novedad registrada hace muy pocos días provino del INAVI, y fue la difusión de una lista de las bodegas que permanecerán activas en turismo durante la temporada estival. El enoturismo tiene para el Instituto la mayor relevancia histórica, nunca vista antes, y claramente está dispuesto no sólo a darle apoyo sino también a contribuir a su mejor organización y comunicación.

Otro hecho sin precedentes es el número de establecimientos que componen dicha lista. Treinta bodegas están registradas en el rubro, ya sea por su inscripción directa en el Ministerio de Turismo, o por su participación en Los Caminos del Vino, la Asociación de Turismo Enológico de Uruguay (ATEU). Cada una de ellas está acompañada de una completa información acerca de su localización geográfica, contacto telefónico o por correo electrónico, página web y días y horarios en que permanecerán abiertas al público.

Es necesario agregar a la enumeración anterior a una serie de establecimientos que reciben visitas y despliegan actividad enoturística, si bien no se hallan comprendidos en dicho relevamiento. Estas bodegas, algunas con una importante tradición turística, otras más jóvenes pero no menos relevantes por su volumen de visitantes de procedencia nacional e internacional, están en pleno desarrollo: Bertolini & Broglio (Salto), Bodegas De Maio (Barros Blancos, Canelones), Buena Vista (Punta Gorda, Carmelo, Colonia), El Legado (Colonia Estrella, Carmelo, Colonia) y Leonardo Falcone (Paysandú).

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...