LLAMANOS 34 91 535 89 90

Utensilios que hacen que la cata de vino sea más cómoda y práctica

El camarero o profesional encargado del servicio de los vinos debe tener a su disposición una serie de utensilios para el correcto servicio al cliente.

Servicio del Vino | 2014-11-07 12:05:27


En la cata del vino o servicio del vino hay utensilios imprescindibles.

Los sacacorchos empleados con más frecuencia son el de espiral con navaja y el de láminas. La característica más importante de un sacacorchos es que cumpla correctamente la función de extraer el corcho entero, sin desmigarlo, empleando para ello poco esfuerzo.

El sacacorchos de láminas, también llamado de mayordomo, es indicado para los vinos de reserva, ya que no perfora el corcho.

Cuenta con dos láminas metálicas paralelas que se deben insertar entre el cuello de la botella y el corcho; al hacer un movimiento de giro y tirar hacia arriba el tapón sale entero. La desventaja de este sistema es que es difícil aprender a manejarlo correctamente.

El sacacorchos de espiral perfora el corcho, por lo que es preferible que tenga las vueltas espaciadas con poco filo para no fracasar en el intento. Es muy fácil que, si la espiral no tiene las características apropiadas, se des migue el corcho y caiga dentro de la botella o que simplemente consiga sacar la parte superior.

Con el termómetro , se comprueba la temperatura del vino en el momento del servicio o de la cata. Cada tipo de vino requiere una temperatura específica y es importante respetarla para su degustación correcta. Consiste en un tubo de vidrio graduado de 0 o a 30° y un mango para sostenerlo.

Las cestas son de gran ayuda para evitar que las gotas que se producen en el momento del servicio no caigan sobre el mantel. El empleo de la c esta da prestancia y ayuda al rito del servicio, que tiene su importancia en la satisfacción del cliente. Se emplea para los vinos tintos de reserva, incluso de crianza de un cierto prestigio, y siempre que parezca oportuno.

Las cestas tradicionales son de mimbre; otro tipo extendido es el denominado hilo universal, en el que se coloca e inmoviliza la botella tumbada. La botella apenas queda tapada, al contrario que en el cestillo en el que sólo se ve parte de uno de los laterales. Algunas están equipadas con una manivela con sistema de tornillo que permite una inclinación progresiva y delicada de la botella. Conviene que su forma permita servir el vino tocando únicamente el asa o el resto de la cesta, no la botella.

Para servir en cesta, la presentación del vino se hace con la botella una vez introducida pero con la etiqueta perfectamente visible, colocada hacia arriba, para que pueda ser examinada en todo momento por los comensales. También es conveniente colocar, antes de depositar la botella en el cestillo, un paño.

Las cubiteras pueden ser de diversas clases. El cubo de pie se emplea cuando hay suficiente espacio entre las mesas de la sala, en caso contrario sería necesario colocar la cubitera sobre la misma mesa, ya que si estuviera alejada de los comensales, impediría que éstos pudieran servirse el vino a voluntad.

La cubitera, se llena hasta la mitad de agua y el resto con cubitos de hielo (de 30 a 40) que habrán de quedar sueltos para poder introducir y extraer la botella con comodidad. Si se aña de sal, el proceso de enfriado es más rápido. La botella queda inclinada dentro del cubo .y el lito o paño deberá reposar sobre la cubitera.

Las cubiteras deberán ser suficientemente profundas para que la mayor parte de la botella quede sumergida en el agua. El sumiller estará acostumbrado a calcular a ojo la cantidad de agua y hielo necesarios para la mejor utilización de la cubitera.

El sumiller utiliza para cortar la cápsula un cortacápsulas , es decir, una cuchilla que forma parte de su sacacorchos. Existen unos ligeros y pequeños útiles que, colocados sobre el gollete, cortan con comodidad y limpieza la cápsula justo debajo del reborde. Puede resultar conveniente su utilización (su escaso peso y volumen permiten llevarlo en el bolsillo) porque una vez prohibido el empleo del plomo en las cápsulas, pueden resultar bastante difíciles de cortar limpiamente con una navaja.

Las jarras de decantación son los recipientes empleados en el trasiego del vino para evitar los posos en su interior,

El principal tipo de cristalería empleado en el servicio del vino tinto son las copas de cristal muy fino y transparente y para el servicio de vino blanco se emplea una copa de menor tamaño que la del tinto. Los vinos de Jerez se sirven en catavinos, y para el cava, la copa flauta, que tiene el cuerpo largo y estrecho.

El catavinos o tastevin es el instrumento emblemático de los sumilleres. Suelen ser de plata o de metal y se asemeja a una concha o a un cenicero circular, sin fuste ni pie que lo sustente, tiene estrías o alvéolos para poder detectar mejor el color de los vinos y se lleva colgado del cuello, como lo llevan los sumilleres en su traje de gala.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...