LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vino caliente, Glühwein para disfrutar de los mercadillos europeos navideños.

Si hay un vino que se asocie al invierno europeo es el Glühwein. Una receta que te saca el frío del cuerpo y te permite recorrer durante horas los mercados navideños de las capitales europeas.

Cultura del Vino | 2016-12-02 10:53:42


La navidad es una época muy especial para recorrer las ciudades centroeuropeas. Los mercados navideños son un reclamo turístico mundial y durante un mes ciudades como Berlín o Praga pueden convertirse en un autentico cuento de hadas. En los mercados se dan una gran variedad de productos artesanales, espectáculos diversos, seguramente podrás patinar sobre hielo y por supuesto, es el lugar ideal para disfrutar de la gastronomía local.

Una de los mayores descubrimientos que hará el viajero en estos mercados es el famoso vino caliente, denominado Glühwein. A priori lo del vino caliente puede no sonar atractivo, sobre todo si vienes de países del sur como España o Italia, pero es un gran reconstituyente. Hay que tener en cuenta que por voluntad propia, tanto viajeros como autóctonos pasan varias horas a la intemperie, en ocasiones con el termómetro marcando temperaturas de bajo cero, disfrutando de la navidad. En estos casos el Glühwein se convierte en un gran aliado para calentar las manos y sacar el frío del cuerpo. Además está rico y lo echarás de menos el resto del invierno.

Y es que el Glühwein tiene una receta tradicional cuidada, aunque las especias utilizadas cambian de acuerdo a cada localidad, se utilizan las típicas de la zona y su expansión ha dado vía libre a ciertas interpretaciones. Por ejemplo en el norte de Italia es frecuente que la receta cambie a vino blanco, pero en el resto de Europa se consume hecho con vino tinto muy caliente.

Aunque lo recomendable para probar el Glühwein es en un mercado navideño centroeuropeo y al ser posible con unos grados bajo cero, ya que es donde más se agradece, vamos a proponer una receta sencilla para aquellos que se animen a probarlo desde casa.

El Glühwein se calienta a unos 60-70º y nunca debe superar los 78º para evitar que hierva el alcohol y se evapore del todo.

Podemos utilizar por ejemplo, para un litro de vino, 80 grs de azúcar negra. Para empezar hay que añadir especias y azúcar (puede ser mejor el moreno) en una olla caliente hasta que empiecen a surgir los aromas y mojar este fondo con un poco de vino para cubrir el azúcar y remover hasta que se disuelva. Las especias más utilizadas pueden ser los clavos de olor, las hojas de laurel, las ramas de canela, el jengibre, e incluso las estrellas de anís.

Con el azúcar disuelto comenzamos a añadir el resto del vino, vamos comprobando el grado de dulzor y se puede añadir más azúcar y miel al gusto si fuese necesario. Como hemos dicho antes, no hay que calentar demasiado, el vino no puede llegar a hervir, ya que perdería toda su fuerza y alcohol. Añadimos también las ralladuras y cáscaras de cítricos en este momento y las 2 ramitas de canela.

Se va removiendo el contenido a fuego moderado, sin hervir durante a fuego medio sin hervir, durante al menos 30 minutos.

Por último se deja reposar unos 15 minutos. Antes de servir el vino caliente, es recomendable quitarle las especias, así que lo filtramos y listo para servir.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...