LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vino de jerez en tu mesa, gastronomía creativa.

El vino de jerez es un vino al que aún le falta mucho camino por recorrer en el mundo del maridaje, tipologías de vino versátiles que redescubren sabores de la alta gastronomía.

Maridaje del Vino | 2016-04-13 14:32:00


El vino es uno de los productos que durante más tiempo ha acompañado a nuestra cultura, más si son vinos como los de jerez, con un complicado y cuidado proceso de elaboración y una tradición casi milenaria.

El Jerez se reinventa y se descubre acompañando a través de los siglos a la gastronomía de este rincón de Andalucía tan fascinante. Y en el siglo XXI muestra su potencial de maridaje bajo la mano de talentosos chefs y ferias de gastronomía, donde no deja de sorprender su versátil maridaje.

Los vinos del marco del jerez son un regalo para los “maridajes” exitosos. La explicación hay que encontrarlas en varias razones. En primer lugar, en la rica tipología de estos vinos, la cual ofrece tanto al profesional como al aficionado a este campo avanzado de la gastronomía una paleta de posibilidades amplísima, dada la diversidad originada por la combinación de diferentes características: crianza biológica/crianza oxidativa, grado de dulzor, grado alcohólico, tiempo de envejecimiento, etcétera. También por la presencia entre ellos de clases de vinos que, excepcionalmente, combinan bien con alimentos sumamente complicados. Es un vino que se caracteriza por poder ser ingrediente y acompañante de los platos al mismo tiempo. Esto hace que sea una alternativa válida para maridajes difíciles.

La forma natural de consumo en origen es como acompañamiento del concepto tapas. Cuenta con un sabor diferente y potente. Así por ejemplo el vino Fino / manzanilla: con todo tipo de tapas, mariscos, ensaladas, pescados blancos y quesos suaves. El fino además, Por su sabor delicado, seco y punzante, limpia el paladar y estimula nuestros sentidos antes de una comida.

Pero además es el acompañante ideal de todo tipo de tapas, mariscos, pescados blancos y quesos suaves; incluso complementa perfectamente platos tan difíciles de acompañar por otros vinos como las alcachofas o los espárragos.

Los Amontillados sorprenderán con sopas y consomés, carnes blancas, pescado azul y los quesos curados. Sin embargo el oloroso es un vino con más cuerpo, con una graduación que oscila entre los 17º y los 22º, lo que le hace idóneo para platos especiados con ajo y perejil. También casa perfectamente con carnes rojas, platos de caza y los guisos tradicionales a base de legumbres.

En la repostería e Pedro Ximénez tiene un sinfín de alternativas. Es todo un postre en sí mismo, aunque combina excepcionalmente con postres a base de chocolate ligeramente amargo, con los helados o con los quesos azules de gran intensidad, como el Cabrales o el Roquefort.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...