LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vino en el Paraiso. D.O la Gomera.

La denominación de origen La Gomera, reconocida como tal en el año 2003, ha conseguido, a pesar de su juventud, sacar el máximo partido a las excelentes cualidades para la elaboración de vinos de calidad de la uva autóctona Forastera Blanca.

Denominaciones | 2015-07-21 14:24:32


La historia registrada de la vitivinicultura en La Gomera arranca en el siglo XIV, cuando fueron introducidas las primeras cepas en la isla a la llegada de los europeos. En el siglo XVII, a causa del derrumbe del cultivo de la caña de azúcar, la vid adquiere un papel predominante en la economía de la isla, sobre todo en la parte norte de la misma. A finales del siglo XX y gracias al impulso de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de La Gomera (Gomervin), se consiguió el reconocimiento, primero como Vino de la Tierra, y años después como Denominación de Origen, con fecha de diciembre del año 2003.

La orografía abrupta, de muy difícil cultivo, es la constante de La Gomera; bancales con paredes de piedra en terrenos de fuertes pendientes que tradicionalmente han obligado al viticultor al esfuerzo y sacrificio. La vid se cultiva de forma rastrera sobre el suelo, si bien destacan en la zona de Hermigua los parrales de altura media, adaptándose a las irregularidades del terreno. La espaldera se ha instalado en aquellas parcelas que lo permiten.

La forastera blanca es también llamada Forastera Gomera, con la que se producen los vinos blancos tradicionales característicos de esta zona. La forastera blanca constituye la variedad más representativa de la Isla y la mejor valorada enológicamente por su adaptación y potencial aromático. Con respecto al resto de blancas destacan las Listán Blanco, Marmajuelo y Malvasía; entre las tintas cabe citar Listán 7Negro, Negramoll, Castellana y Tintilla. La Gomera es una isla tradicionalmente productora de vinos blancos jóvenes, pero en los últimos años ha proliferado el cultivo de uvas tintas, dando lugar a unos vinos jóvenes de excelentes cualidades y futuro. En general, tanto tintos como blancos son vinos suaves, aromáticos y equilibrados en boca.

Caracterizada por su orografía abrupta de profundos barrancos y acantilados, los viñedos de esta denominación de origen crecen en condiciones únicas, plantados en pequeños bancales robados a las pronunciadas laderas de la isla y constituyendo un paisaje singular que es uno de los grandes atractivos turísticos de esta isla.

La Isla de La Gomera es un edificio volcánico constituido por la acumulación de rocas originadas en numerosos episodios eruptivos. La Isla no ha sufrido procesos de actividad volcánica reciente pero sí procesos de erosión que han dado como resultado la modelación de un relieve abundante en profundos barrancos. Por otro lado, la erosión de origen marino ha dado lugar a la formación de acantilados de considerables alturas.

El sistema más ampliamente utilizado en Canarias (y en La Gomera en mayor medida) para combatir la pérdida de suelo en las zonas de pendientes es el aterrazamiento.

Las terrazas o bancales se construyen removiendo la tierra para formar una serie de pequeñas mesetas escalonadas dispuestas transversalmente en la pendiente del terreno.

Existen terrazas de tipo y tamaños muy diferentes; en general el bancal es más pequeño cuanto mayor es la pendiente.

Por otra parte, el abancalado contribuye de una manera muy eficaz a controlar la erosión.

La denominación de origen La Gomera engloba trece bodegas con una superficie de viñedos total de 120 hectáreas. La mayoría del viñedo se encuentra en la zona de las medianías altas de la isla: Las Hayas, Arure, El Cercado, Igualero, los Aceviños, Alajeró y en las medianías bajas, Las Rosas, Tamargada y Hermigua.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...