LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vinos de Uclés, factores humanos y naturales para el vino de calidad

Para conocer los factores humanos de esta denominación nos tenemos que remontar a la historia de la región, de una gran riqueza vitivinícola.

Denominaciones | 2014-10-07 16:16:44


El cultivo de la vid se debe fundamentalmente a la colonización romana, los viñedos se establecían en pequeños núcleos, dependiendo de la expansión de los acontecimientos históricos.

Estudios vitivinícolas de la zona de Uclés hacen mención a la existencia de viñedos medievales en esta zona así como la influencia de la Orden de Santiago y la tradición eclesiástica de la viticultura.

Destacados los centros fundamentales de producción son:

Fuente de Pedro Naharro

Tarancón

Uclés

El desarrollo y trabajo de los viñedos se utilizan métodos de laboreo tradicional, poco mecanizado y manual. Las viñas en vaso son una característica fundamental de esta denominación, aunque cada vez más se modernizan los sistemas de trabajo para ser más competitivos.

El cultivo de la vid y la elaboración de nuestros vinos de Denominación de Origen Uclés son parte fundamental de la sostenibilidad de los municipios que se encuentran dentro de la misma. La fuente fundamental de ingresos es la agricultura y en este caso el viñedo. El vino es una industria sostenible en nuestra región donde la combinación de desarrollo económico, sociedad y medio ambiente hace que los pueblos puedan mantenerse y prosperar.

Relacionados con los factores naturales son fundamentales las connotaciones de carácter ambiental, de relieve, de clima y de suelo diferentes a las de otras regiones productoras.

La heterogeneidad del relieve, variabilidad, profundidad de los suelos y unas condiciones climáticas diferentes a las de la zona sur de la meseta nos hacen diferentes y con unas condiciones únicas en la región.

La zona se caracteriza por tener un clima continental en cuanto al régimen térmico, con variaciones provocadas por la variabilidad de los relieves y con precipitación cuantitativa y cualitativa mediterránea. Zona climática de alto interés para la producción de vinos con más de 180 días potenciales para desarrollar el ciclo de la vid.

Las condiciones térmicas son satisfactorias para la maduración de la uva. El déficit hídrico con una escasa pluviometría en Agosto y Septiembre, modera los rendimiento potenciales teniendo zonas de gran equilibrio para el cultivo de la vid. Importante diferencia térmica en agosto y septiembre que aporta calidad a los vinos. Este régimen que hace que la maduración lleve un proceso más lento, retrasando la maduración. Al alargar el ciclo de maduración de la planta la maduración polifenólica y alcohólica llegan a coincidir.

En relación a la altitud; la denominación más alta de la región. Rango de altitud entre 500 a 800 m mitad occidental y entre 600 y 1200 mitad oriental

El suelo de la región se caracteriza por tener una importante cantidad de potasio que ofrecerá equilibrio y buena maduración del fruto. Son suelos con textura más fina, tendencia caliza que oscila entre franco-arcilloso a franco arenoso.

Como diferenciación de estos suelos se puede destacar:

Suelos profundos, sin límites físicos ni químicos hasta los 2 m de profundidad.

Mayor fertilidad potencial al incrementarse la capacidad de intercambio catiónico por un mayor porcentaje de arcilla.

Buena fertilidad debido a su gran capacidad de intercambio catónico muy ricos en fósforo y potasio.

Sin problemas de salinidad, suelos con buen drenaje interno efectivo y la disponibilidad de oxigeno para el sistema radicular es alta.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...