LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vinoterapia: Cosmética y tratamientos realizados con productos de la industria vitícola.

En la actualidad el enoturismo ofrece mucho más que visitar una bodega o realizar una cata de vinos. El ocio termal y la utilización del vino con fines relajantes experimentan cada año un mayor auge. En España ya son muchos los establecimientos que se han sumado a esta moda. Autoría: Eguzkiñe Urreta Okeranza

Concursos de vino 2016 | 2016-03-04 10:17:50


El proceso de vinificación de la uva genera una cantidad muy alta de residuos que son básicamente la piel en un 50%, y las semillas de uva en otro 25%. El uso de estos extractos es una buena alternativa para su aprovechamiento y así maximizar los beneficios de la industria vitícola.

En los últimos años se está manifestando un interés creciente hacia la cultura del vino, en todos sus aspectos y ámbitos. El turista no solo quiere degustar buenos vinos, busca otras experiencias nuevas y novedosas, necesita entrar en un contacto más directo con este caldo, y por ello el turismo enológico está viviendo un increíble auge. Las actividades que se ofrecían hasta hace poco en este producto turístico eran la visita a bodegas y la participación en un curso de cata. Estas actividades relacionadas con la gastronomía y con el turismo industrial –la visita a bodegas se considera también parte de este producto turístico porque basa su actividad en conocer el proceso de elaboración del vino en una industria viva- han dado paso a otras actividades más relacionadas con la salud y el ocio termal. El vino ha comenzado a verse como una terapia para la salud y como un elemento necesario en los spa y balnearios de todo el mundo, naciendo así la vinoterapia.

Aunque hay estudios que demuestran que en la antigüedad y en la Edad Media ya se usaba este caldo para tratar la fiebre o la peste, fue en el año 1995 cuando nació en Graves (cerca de Bordeaux) la primera empresa dedicada a la producción de productos dermocosméticos basados en la uva: Caudalie. Poco después, inauguraron entre viñedos el primer spa de tratamientos exclusivos de vinoterapia: Les Sources de Caudalie, aprovechando las aguas de un manantial de agua caliente que discurre por la finca.

La vinoterapia es una técnica que utiliza uvas para la realización de tratamientos totalmente naturales y saludables. Es una terapia de belleza con la que se obtiene una mejora sustancial en la salud e hidratación de la piel, basándose en las propiedades de la uva, que es rica en antioxidantes.

El tratamiento de vinoterapia más beneficioso y completo comienza con un masaje manual exfoliante (exfoliación) para preparar la piel, realizada con una crema de semillas de uva. Así, se eliminan las pieles muertas y se dilatan los poros, algo necesario para obtener mejores resultados en el masaje que se realizará después. Posteriormente, se realizan baños en barricas o en bañeras con agua –o agua termal- y vino, mientras se degusta una copa de vino de la región. Finalmente, se realiza un masaje con

aceites de uva u otro tratamiento elegido (envolturas de barros, etc.), con el fin de liberar la tensión muscular y de que descansen las partes del cuerpo más fatigadas. El masaje facial suele realizarse de forma independiente, en otra sesión, y consta de una limpieza con exfoliación, masajes faciales, etc.

La vinoterapia ayuda a recuperar la piel, tonificándola e hidratándola, limpiándola y purificándola, proporcionando al mismo tiempo una mayor consistencia a los músculos del cuerpo. Hidrata profundamente la piel, regalándole luminosidad, energía y fuerza, manteniendo la elasticidad y firmeza. Por ello, la vinoterapia está especialmente indicada para personas con pieles envejecidas o apagadas.

Cada vez es más habitual utilizar productos y subproductos generados en los procesos vitivinícolas para aplicarlos a la industria farmacéutica, cosmética o alimentaria. Además de los beneficios que pueda tener en la piel y en la salud, el aprovechamiento de estos residuos que se obtienen con el proceso de elaboración del vino ayuda a incrementar los beneficios económicos de la industria vitícola. El incremento de estas actividades paralelas a dicha industria cada vez está más en auge debido, entre otros factores, a los avances de la tecnología y al desarrollo industrial de nuevas maquinarias, que han hecho que la elaboración de algunos productos sea más fácil y rápida. También está de moda todo lo ecológico, lo reciclado, la reutilización de los residuos, etc. debido a un cambio que estamos viviendo en la mentalidad y prioridades de los consumidores.

Cada vez es más habitual encontrar en el campo de la alimentación productos derivados de la uva, para aprovechar los efectos beneficiosos de los compuestos bioactivos del vino. Algunos de estos productos alimentarios que se encuentran en el mercado son las gominolas, mermeladas y jaleas reales, flor de sal con sabor a vino, aceites para cocinar, café con aroma de vino, infusiones o tés, harinas, o queso con sabor a vino (y con denominación de origen).

Entre los no alimentarios, encontramos un proyecto muy interesante que se realizó para producir envases biodegradables a partir de los desechos del racimo de uva, o los productos cosméticos y de belleza. Estos últimos son conocidos por todos y la mayor parte de la población ha comprado y utilizado alguna vez algún producto de estas características, ya que son muy consumidos en países desarrollados debido al hábito higiénico que seguimos diariamente. Entre los productos más habituales están los jabones o geles con olor a uva o a vino, los exfoliantes realizados con extracto de pepitas de uva, o las sales de baño.

El aprovechamiento de estos residuos crea un valor añadido en los establecimientos termales que han decidido utilizar estas técnicas de vinoterapia. La uva es uno de los elementos de la naturaleza que tiene más propiedades cosméticas. Es rica en polifenoles y taninos, que son agentes antioxidantes

que ayudan a mantener el organismo rejuvenecido. Para aplicar esta fruta en nuestro cuerpos existen distintas técnicas: en forma de baños, a través de masajes, en píldoras, en cremas… Los tratamientos pueden ser faciales o corporales, generales o localizados.

Los tipos de vinos que se utilizan en estos spa y balnearios o centros termales para la elaboración de productos y tratamientos varían en función de la ubicación del centro. Generalmente, se utilizan vinos y uvas provenientes de la región en la que el centro esté ubicado. No obstante, algunos vinos varietales –elaborados con un solo tipo de uva- son mejores para tratar algunas afecciones concretas. El lambrusco es rico en minerales, y aporta elasticidad a la piel; el Sauvignon tiene propiedades tranquilizantes y está especialmente indicado para realizar masajes; el Chianti se utiliza para la producción de aceites; la uva Malvec es ideal para la confección de jabones y fragancias; el Rioja se utiliza para elaborar productos cosméticos; y los Cabernet y Merlot ayudan a eliminar las células muertas de la piel, por lo que se usan para realizar tratamientos exfoliantes.

Hoy en día bodegas de todo el mundo cuentan con hoteles que ofrecen servicio de spa como complemento a sus instalaciones, incluyendo también tratamientos de vinocosmética o de vinoterapia.

En España, el primero en abrir sus puertas fue el Wine Spa del Hotel Golf Perelada, en la provincia de Girona. Este establecimiento pone a disposición de sus clientes varios circuitos y zonas de relajación independientes: “El celler”, que emula una bodega; “Divinum”, que trata de acercar a sus visitantes a los placeres termales de la antigua Roma”; o el “Balneo Gran Claustro”, que tratándose de un espacio privado para parejas, intenta hacer que sientan la paz y silencio de un antiguo monasterio.

El Hotel Marques del Riscal, “A Luxury Collection Hotel”, está ubicado en la pequeña localidad de Elciego, en la comarca vitícola de Rioja Alavesa. Rodeado de infinidad de viñedos se alza este impresionante edificio diseñado por el afamado arquitecto Frank O. Ghery. En el año 2011 fue elegido como una de las 10 primeras marcas de vino más admiradas del mundo, al mismo tiempo que su restaurante conseguía una estrella Michelin, siendo solo el comienzo de una trayectoria de numerosos premios y distinciones. En el Spa Vinothérapie Caudalie miman todos los sentidos para disfrutar de un momento de auténtico placer en unas instalaciones de auténtico lujo dedicadas al bienestar.

La Vida – Hotel Vino Spa está ubicado en una pedanía de Peñafiel (Valladolid). Este pequeño establecimiento de 17 habitaciones se diseñó siguiendo los parámetros del Feng-Shui. En el Wine Oil Spa del Hotel Villa de Laguardia (Araba) destaca la cúpula traslúcida que cuenta con hidroterapia nocturna. Otros ejemplos a destacar son la Hospedería Los Parajes, también en Laguardia; el Complejo Enoturístico La Estacada, en Tarancón (Cuenca); o el Hotel Spa Enoturismo Mainetes de Fuente – Álamo (Albacete).

Los viñedos se vuelven todavía más hermosos con el otoño, cuando adquieren ese color rojizo tan extravagante.

Esta amalgama de colores es la que predomina en las comarcas vitícolas del norte de la península. Verdes, rojos, ocres, marrones, amarillos, azules… La paleta de colores es inmensa, y parecer no terminar nunca.

Es invierno. Y las cepas, desnudas, luchan contra el frío y el viento que azota estos lares.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...