LLAMANOS 34 91 535 89 90

Zamora, Tierra de Vino.

Se tienen citas medievales en las que se recogen las bondades de los vinos de la comarca de Zamora, única conocida con el topónimo de Tierra del Vino.

Cultura del Vino | 2016-09-20 17:44:10


Hasta bien entrado el siglo XX, el viñedo era el monocultivo de la zona, pero, aunque el efecto de la filoxera en la comarca no fue muy apreciable, en épocas recientes ciertos factores contribuyeron a que se produjera un importante arranque de viñedo en la comarca.

En el año 1997, una serie de viticultores y elaboradores de la zona se propusieron acabar con la tendencia de arranque, dando los primeros pasos en busca de una Denominación de Origen. Después de más de seis años trabajando en la calificación y certificación de vinos, primero como “Vino de la Tierra” y después como “Vino de Calidad con Indicación Geográfica”, en el “Boletín Oficial de Castilla y León” nº 81, de fecha 27 de abril de 2007, se publicó la Orden AYG/782/2007, de 24 de abril, por la que se reconoció el v.c.p.r.d. Denominación de Origen “Tierra del Vino de Zamora” y se aprobó nuestro Reglamento.

El Clima de esta Tierra del Vino es continental extremado y árido, con inviernos muy fríos y veranos secos y calurosos. La temperatura media invernal no supera los 3º C y la estival alcanza los 23º C. Las precipitaciones son escasas y su media anual apenas llega a los 400 mm. La altitud media de Tierra del Vino se sitúa alrededor de los 750 m. sobre el nivel del mar. En líneas generales se puede precisar que, dentro de los parámetros comentados, la climatología varía en nuestra comarca perdiendo humedad y ganando temperatura a medida que se avanza desde el norte hacia el sur. El período libre de heladas se fija en aproximadamente ciento noventa días al año y el período activo medio de vegetación en doscientos diez días. La insolación efectiva supera las 2.800 horas/año.

“Tierra del Vino” está cruzada por múltiples cauces fluviales, por lo que los suelos de nuestra comarca tienen un marcado carácter aluvial. Son suelos profundos, pobres en materia orgánica, muy permeables y con buena capacidad de retención. En profundidad son muy arcillosos. En superficie, en las llanuras la presencia de arena es muy frecuente, en las laderas comienzan a aparecer las gravas y en los altos predominan los guijarros.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...