Clarificantes y filtros en los vinos.


Publicado el 02 de Julio de 2015


Clarificantes y filtros en los vinos.

Clarificar el vino es el proceso de eliminación de impurezas. Esto se hace por medio de numerosas técnicas y dependiendo del vino.

Clarificantes

Una vez el mosto se ha convertido en vino, será necesario eliminar los elementos en suspensión, como restos de levaduras muertas, etc. Para ello se emplean clarificantes.

Estos son básicamente proteínas de gran tamaño que arrastran el resto de elementos al fondo del recipiente.

Antiguamente se empleaban la clara de huevo, sangre de animales, etc. Hoy en día se emplean bentonitas y otra serie de productos que no dejan huella en los aromas del vino.

El clarificante ha de ser empleado una vez terminada la fermentación por completo. Bien disuelto en vino, se añade por la parte superior del depósito y se remueve bien, dejando reposar el vino durante 3 -5 días con el fin de que clarifiquen las sustancias en suspensión. Estas formarán una capa en el fondo del depósito.

Un trasiego posterior cuidando de no remover los posos, evitará que estos refermenten y transmitan olores desagradables al vino.

Filtros.

Tras el clarificado se hace necesario el empleo de filtros antes del embotellado que eliminen restos de levaduras que puedan desestabilizar el vino una vez embotellado.

Existen filtros de papel para laboratorio que nos proporcionan  un filtrado más que aceptable para nuestros fines.





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!