Las dificultades en Brasil para promocionar el vino de Mendoza.  


Publicado el 18 de Agosto de 2020


Las dificultades en Brasil para promocionar el vino de Mendoza.  

La idea trillada en la conversación del almuerzo, es afirmar, desde el complejo de inferioridad, que los chilenos son unos capos, que saben hacerla, y dado que fueron dotados de una trasandina inteligencia, ellos pueden conseguir lo que un bodeguero mendocino no alcanza con sus neuronas.

Autor Guillermo César Gómez


En Brasil, desde la mini plataforma Salvarroco Wine me asocie con la gente de RAIZBRAZIL para implementar un juego que inventé

''The Wine of Champions'' en los Shopping de San Pablo, Brasil.

Para este objetivo durante meses se recorrieron Shopping y vinotecas, se anotaron teléfonos, direcciones y nombres, creando así una importante base de datos para el mercado del vino de la gran metrópolis.

Trabajé con brasileños que estuvieron en el universo del vino por muchos años. Pero la pandemia llegó al Brasil en el peor momento de esta campaña, y dado que este juego funcionaba con aglomeración de gente, la iniciativa fue abruptamente abortada.


 Publicidad 


Entonces cambiamos de idea y estrategia, la propuesta es ahora promocionar al vino argentino con el método de encuentro virtual Google Meet. Para esto buscamos conferencistas y actores que puedan servir como nexos en este evento.

Siempre se repite que el vino argentino en Brasil está desplazado por el chileno, pero pude verificar con mi iniciativa, cuales son uno de los problemas operacionales que existen desde el terreno.

Esto quedó claro cuando comencé a enviar mensajes a instituciones privadas, mixtas y estatales de Mendoza.

Las respuestas fueron todas poco estimulantes y frustrantes, en los contactos de WhatsApp conseguía como respuesta unas manos aplaudiendo, y después la comunicación no avanzaba a ningún otro punto. En otros sitios se me agradeció con un frío robot, mientras algunos se limitaban a no responder nada.


 Publicidad 


Pero no faltaba el amable secretario privado, que con pocas palabras me agradeció por la iniciativa, para después agregar que derivaría mi propuesta a quien correspondiera, entonces el silencio, después de esa sucinta respuesta, se tornaba absoluto.

Lo que percibí fue la falta de voluntad política, y que las instituciones que se hacen propaganda de su noble misión en el universo del vino, no estaban interesadas en aprovechar a los argentinos que están en Brasil. Es decir, no querían hablar con esos actores estratégicos, mortales que ya tienen importantes contactos y un registro del terreno.

Esta falta de iniciativa resulta muy contradictoria, cuando siempre se toca la misma canción en la guitarra, esa de que hay que aumentar el volumen del mercado del vino argentino en Brasil.

Pero cuando aparece una iniciativa se archiva, la ignoran o la ningunean. No sé si lo hacen por prejuicio jerárquico, por desconocimiento o por viciada holgazanería, pero no se percibe un movimiento en este sentido, mientras el vino sufre prolongadas pesadillas en las bodegas mendocinas.


 Publicidad 


Sería bueno hasta recibir una demoledora crítica, pero no, parece que todas las iniciativas tienen como irremediable destino la indiferencia.

Siempre que se menciona cómo argentina perdió mercado en el extranjero, se hace hincapié en la asfixiante carga tributaria, como si estuviesen todos los tentáculos activos para vender, pero nadie les ofrecerá una mano.

Pero la realidad comercial que se percibe en lo comunicación es una bien diferente. El silencio asustador de las oficinas financiadas para este fin, son elocuentes.

Después aterrizan los tecnócratas exponiendo en sus pizarrones tendencias y cifras preocupantes, con las consabidas posiciones en los rankings mundiales.


 Publicidad 


La idea trillada en la conversación del almuerzo, es afirmar que los chilenos son unos capos, que saben hacerla, y dado que fueron dotados de una trasandina inteligencia, ellos pueden conseguir lo que un bodeguero mendocino no alcanza con sus neuronas.

Decía un columnista de La Nación: Sí resulta llamativo para el lector no avezado la aparición de Chile y Australia en el cuarto y quinto puesto.

El Malbec de los argentinos en Brasil no quiere sumar aliados, y lo afirma quien presenció eventos de este varietal.

Es verdad que Chile al no ser un país industrializado y al tener que discutir una balanza comercial, o un tratado de libre comercio, se beneficia, o se posiciona mejor, porque su cobre no tiene industrias nacionales.


 Publicidad 


Por esta antedicha razón está en mejores escenarios, porque ellos en sus ofertas comerciales no tienen electrodomésticos, ni automóviles, ni derivados ganaderos para ofrecer en su canasta.

Los chilenos aparecen para negociar con las manos libres, solo las usan para cargar vinos, frutas, madera y cobre, así no amenazan a otros mercados y se tornan buenos negociantes.

Pero también es una realidad, la desidia de las instituciones argentinas a la hora de sumarse a la promoción del vino argentino en Brasil.

No estoy aquí para dar nombres, ni señalar con el dedo, ni acusar a partidos políticos, ni para enemistarme con nadie. Solo quiero hacer sonar una alarma, porque nuestras ganas de promocionar el vino argentino en Brasil siguen intactas.


 Publicidad 


Mi correo: espabelo@ gmail.com

WhatsApp en Brasil +55-71-99227-5856
Facebook: Salvarroco Wine






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso