El jurado del mejor vino siempre es el reconocimiento social.


Publicado el 15 de Diciembre de 2020


El jurado del mejor vino siempre es el reconocimiento social.

 Gustibus non disputandum. Adagio en latín que significa sobre gustos no se disputa?? y su equivalente más próximo en castellano serían frases como "sobre gustos no hay nada escrito" o "para gustos hay colores".

En el universo del vino hay tres formas de destacar los vinos de calidad; con puntajes a la modalidad norteamericana; con premios de medallas de oro y de plata, como enseña la tradición europea;  vinos siendo mencionados en algunas guías especializadas, modalidad más moderna. Pero el mejor jurado para el vino siempre son los consumidores.

 
Autor: Guillermo César Gómez
 

Estas antedichas tres formas de evaluar los vinos no sólo dejan al gran público en una situación pasiva, sin poder encantarse al participar de la producción de juicios de valor, sino que además llevan el pecado original de despreciar la oportunidad de conocer e interpretar el gusto social.

 

El catador solitario, no puede jactarse de interpretar en su paladar todas las sociedades, todas las costumbres y todos los gustos. Tratase a primera vista, de un acto muy poco universal, o al menos, muy poco antropológico o sociológico.

 

Uno de los componentes más significativo y relevantes de una cultura es el gusto, esto se establecen por un sinfín de combinaciones, son parte de complejas historias económicas, sociales y políticas.

 

Por ejemplo, durante el proteccionismo de la dictadura militar brasileña, los paladares se acostumbraron a gustos locales y desconocían a los vinos extranjeros.

 

El error de tener un juez paladar, es que la sociedad pasa a ser reducida a su más opaco silencio, generando en ellos inseguridad, quedan afuera del muro del placer, y muchas veces hasta es tratada de ignorante, cuando no acepta el dictamen piramidal del gran catador. Algo muy semejante ya nos ha acontecido con las manchas incomprensibles del arte moderno.


 Publicidad 


 

Siglos atrás, no existía el gusto por las bebidas refrigeradas, pero esta tendencia todavía sobrevive en regiones aisladas donde no hay electricidad o electrodomésticos.

 

Hoy en las regiones tropicales existe una relación diferente con los salados y los endulzados, dado que en las regiones tropicales, la sal es demandada en el desayuno, mientras que en los climas templados, la solicitud por las calorías de los endulzados es en los amaneceres.

 

Los vinos dulcísimos son bien apreciados en las heladas islas de Gran Bretaña, mientras que esos mismos vinos, en otras regiones del mundo, en boca son calificados como repulsivos o empalagosos.

 

Por estas antedichas razones, las apreciaciones de los vinos deben ser hechas por personas que tienen por hábito consumir vino de forma moderada, que aprecian la bebida como fenómeno cultural, y además pueden establecer con honestidad intelectual, cual vino más les deleita, para así entender la tendencia de la región.

Así deberíamos elegir el mejor vino para los paulistas, el mejor vino para los porteños o para los londinenses.

 

Por eso elegir el mejor vino del mundo, es un concepto tan incoherente e impreciso, como elegir al mejor taxista del planeta tierra. Un taxista puede ser muy eficiente en una ciudad, pero en otra región y cultura, se puede encontrar totalmente desorientado.


 Publicidad 


 

El principio de que el mejor vino del mundo no debe tener en cuenta la diversidad cultural del globo terráqueo, ni los matices regionales, ni los gustos sociales, es una idea muy aldeana y absurda.

De gustibus non est disputandum, es un viejo adagio del latín, ocasionalmente difundido por algunos académicos ortodoxos en nuestros claustros, significa que los gustos no se disputan.

La frase intenta subrayar la subjetividad e inutilidad de las discusiones bizantinas en cuestiones de gustos personales.

Al contrario de lo que muchos suponen, la frase latina no tiene su génesis en la Roma de los césares, pues en esa época en el lenguaje sería un grosero pleonasmo. Por lo que se sospecha que es latín macarrónico o que lo aplicó durante la densa y larga Edad Media gente de escasa instrucción.

Esta antedicha frase latina se podría aplicar para el vino moderno, pero así sería en el antiguo latín de Julio César: gustibus non disputandum.

 

Los universos del vino, son atravesados por la desenvoltura de gente de diferentes niveles de formación, pensadores y hasta mortales obsesionados con el dinero que generan los negocios.


 Publicidad 


 

Además, hay universidades que estudian estrategias de marketing, es decir, se busca manipular y condicionar los deseos y gustos de los burgueses, y en esta inmensa malla de pescadores no queda afuera la propaganda del vino.

 

El vino selecto es vendido dentro del espacio social y del espacio simbólico. Por esto, no siempre el vino que consume el burgués hace parte de una degustación placentera, muchas veces el advenedizo presumido simula aprecio por jactancia social o para no caerse de la ficticia pirámide social, donde él cree estar acomodado.

El gusto subjetivo, el gusto medio y el gusto popular, estos tres gustos se construyen en un diálogo permanente. El mejor vino es el que más nos gusta, y el gusto, al igual que el arte, no tiene rupturas, sino idas y vueltas. No sería de extrañar, que en el futuro, lo más selecto y conspicuo sea el vino añejado en tinajas.

 

Imaginen si no se puede discutir un gusto subjetivo, que tanto se puede contradecir el gusto por el vino de una comunidad.

 

La tesis mía está documentada en la historia social, cuando en la región de Champagne no dormían los franceses porque el vino se reventaba en las botellas, cuando el vino les producía pesadillas y molestas burbujas, el gusto social inglés aceptó a las divertidas burbujas, y ofrecieron botellas con vidrios más gruesos para mantenerlas, así nació el champagne.

 

En fin, la historia del vino, es la historia del gusto social.


 Publicidad 







Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso