La importancia de las variedades autóctonas en la viticultura


Publicado el 14 de Diciembre de 2017


La importancia de las variedades autóctonas en la viticultura

La implantación de las Denominaciones de Origen tienen que ver con el proceso de recuperación del viñedo que se hace sobre la base de las variedades autóctonas tradicionales de cada comarca.

Este planteamiento sigue una estrategia de diferenciación geográfica de los vinos que los vincula a las variedades de uva tradicionales de cada zona, por lo que la revalorización de la viña y el vino deriva finalmente de una imagen de prestigio y calidad para el territorio que los hace posibles.

La  adaptación  al  ambiente  de  cultivo  y  la  calidad  intrínseca  o  de  originalidad  del   vino  pueden  ser  un  instrumento  de  diferenciación  de  la  viticultura  y  de  la  enología  local.

Así encontramos joyas de la viticultura muy asociadas a las propias comarcas, como es la uva bobal, una uva originaria de la zona del levante español y que es todo un emblema del vino en estas tierras, perfectamente adaptada al clima y terroir. La uva Maturana, es una variedad de uva autóctona de La Rioja que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Se caracteriza por producir mostos de baja acidez y alto contenido en azúcares. La uva Albariño, se trata de una uva originaria de Galicia, muy empleada en la elaboración de vinos blancos en la D.O. Rías Baixas. Produce vinos refrescantes con alto contenido alcohólico y notable acidez. Importante es también la variedad Rufete en las sierras de Francia.

El patrimonio varietal debería ser una prioridad, porque su desaparición supone también perder el patrimonio varietal español y la diversidad vitivinícola que nos caracteriza.





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!