Los excelentes vinos de altura de Carlos Arizu


Publicado el 04 de Diciembre de 2020


Los excelentes vinos de altura de Carlos Arizu

En San Pablo, Brasil existe toda una gran expectativa por la llegada de los vinos de gran altura de Fiambalá, Catamarca, esta iniciativa es impulsada por los sublimes vinos de Carlos Arizu.

Autor: Guillermo César Gómez

Para esta antedicha gran ocasión para los vinos de Catamarca, retrasada por la pandemia, se prepara un gran evento en Brasil, organizado por ADOVA, Amigos do vinho argentino. El gran acontecimiento tendrá epicentro en uno de los mejores hoteles de San Pablo, el sofisticado Radisson Blu, que está ubicado en una región privilegiada de la gran metrópolis.

Carlos Arizu, hombre cordial y honesto, es el propietario de la distinguida bodega de Catamarca. Carlos es integrante de una emblemática familia, reconocida en la historia de la vitivinicultura argentina, pues porta el afamado apellido Arizu.

Carlos salió como pionero de su Mendoza natal, para desenvolver, lo que en aquella época era algo inaudito y desconocido para la Argentina, los grandes vinos de altura. Carlos se instaló en la Finca La Retama, la antiquísima propiedad de los Graffigna.  


 Publicidad 


Foto mundo del vino

El precursor mendocino supo armonizar genio con audacia, y se propuso cultivar uvas al pie de la montaña, y producir vinos de altísima calidad. Para esta noble misión contó con el apoyo del enólogo italiano Loris Tartaglia.


En su finca de Fiambalá, donde el maniático viento desplaza dunas como fantasmas, se encuentran los viñedos del egregio vitivinicultor, que finalizan sobre las faldas de los ermitaños cerros.

Aquí donde la prosaica literatura del vino muchas veces desconoce esta geografía. La bodega Tizac produce únicos vinos orgánicos de altura, vinos saludables, dado que en este lugar no se usan pesticidas en los viñedos.


 Publicidad 


La titánica tarea, implica grandes esfuerzos. Carlos quiere incorporar ovejas en sus campos, para que estos animales consuman las malezas.

Lo que más atrae a los brasileños conocedores de vinos, es la relación que tiene Fiambalá con la madre tierra. Con la llegada de la primera luna llena, en el mes de abril, todo el pueblo se moviliza para la vendimia nocturna.

Se trata de una noche singular, en la que nativos y  ocasionales trotamundos tienen las puertas de la finca abiertas de par en par, para arrimarse con sus antorchas y realizar la vendimia noctámbula, así nació el vino símbolo de Carlos: El Plenilunio.


 Publicidad 


La celebración al finalizar la vendimia sigue con comidas típicas de la región, música en vivo y excelentes vinos.  

La bodega que tantas expectativas ha generado en San Pablo, Brasil, lleva también el nombre de Tizac, se ubica sobre la Ruta 34, en el Barrio Pampa Blanca, en Fiambalá. 

Los vinos de Carlos Arizu ya han sido exportados a los EE.UU y Gran Bretaña, pero ahora la tarea es buscar apoyo institucional y gubernamental local, para que los vinos catamarqueños esperados por los brasileños lleguen a su destino esperado en San Pablo, Brasil.


 Publicidad 


Foto mundo del vino






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso