Los vinos y los magníficos piscos de Perú.


Publicado el 28 de Agosto de 2020


Los vinos y los magníficos piscos de Perú.

Cuando uno tiene el lujo de poder conversar con José Antonio Olaechea, bien entiende que entra al Perú ancestral por su camino Real, conoce las raíces más profundas de su historia y la génesis del vino de América, dado que él es propietario de la bodega más antigua de Sudamérica.

Autor: Guillermo César Gómez


 
Un siglo antes de la llegada de los castellanos el inca Pachacútec, cultivo en el valle de Ica la coca para su casta sagrada.

Siendo ya heredero de América, el Emperador Carlos V prometía en las casas reales de la Alhambra, una valiosísima joya, para quien produjese el primer vino en las Indias del Océano Atlántico y el Pacifico. Eran los nacientes tiempos en que los bodegueros de Andalucía no nos veían como una amenaza.

Las primeras cepas que llegaron al Perú fueron de las islas Canarias. Tres décadas después de la llegada de los españoles, los curacas ya poseían, bodegas, viñedos y galeones. Estos caciques empresarios exportaban vino a Panamá. El que develó esta interesantísima historia, fue el historiador Hernando de Soto al revisar los papeles en los escondrijos de las iglesias de Lima.

Foto mundo del vino

Cuando llegó el vino al Perú no era solo para la transubstanciación de los sacrosantos altares, sino que además se usaba para desinfectar el agua, como enseñaba la tradición greco-romana. El vino se mezclaba con el agua para que esta eliminara todo lo insano en ella.


 Publicidad 


Me narraba mi amigo Olaechea que descubrió en Roma, en el mercado de Trajano, porque las tinajas terminaban en la antigüedad en una punta dura y resistente, él me explicó que fue porque con esa forma curiosa de trompo, podían viajar de pie todas juntas en los barcos y resistir el zarandeo constante a que las sometía el agitado mar, yo ya había decidido morir sin conocer el secreto.

En 1595, el Rey Felipe II desde España prohibió la siembra de nuevos viñedos y la producción del vino, además de arrancar los existentes en la Nueva España (México) excepto aquellos que pertenecían a los conventos de la Iglesia católica.

El rey Felipe II al prohibir la producción del vino, dio los impulsos para hacer del vino aguardiente, pues el aguardiente no venía negado en la letra del monarca.

Desde el valle del Ica se proveía esta bebida a las minas de azogue de Huancavelica, y para el sur estaba el larguísimo camino en mulas para la gran metrópolis de la plata, Potosí.


 Publicidad 


En 1889 Manuel Pablo Olaechea Guerrero les compra a los Agustinos los viñedos del valle de Ica.

El pisco de Perú es único (aunque algunos audaces chilenos quieran apropiarse) no solo por su historia, sino porque el terreno, el clima

y las uvas de Perú, le dan un sabor inconfundible.

La uva quebranta es una variedad que resulta de la mutación genética de ''la uva negra'' traída por los colonizadores españoles al Perú. En estas tierras evolucionó, es decir, tuvo un renacimiento y adaptaciones a las condiciones ambientales del suelo pedregoso y al clima desértico de la región, pudiéndose ya hablar de un varietal peruano.


 Publicidad 


Los piscos son vinos destilados y producidos con cualquiera de las ocho variedades de uvas aromáticas y no aromáticas de Perú: Quebranta, Negra Criolla, Mollar, Italia, Moscatel, Albilla,Torontel y Uvina.

La psicosis inducida por el viaje en el tiempo, me transporta a encantadoras alucinaciones, y mi narración hace aquí un sueño de aguas, quiero aprovechar para hacer una modesta reseña a las bellísimas ventanas salientes moriscas, como se las ve en una de las casas de la avenida Petit Thouars en Lima.

Y también aprovecho la sucesión para pedir una canción nocturna de guitarra, para el alquimista medieval Jabir Al-Hayyan  y estos bohemios mudéjares, que heredaron el alambique para la medicina de la vida.

Foto mundo del vino

El escritor Rudyard Kipling entusiasmado con el pisco peruano, hizo poesía con la bebida, considerándola: «las alas de los querubines, la gloria de un amanecer tropical, las nubes rojas del atardecer y los fragmentos de epopeyas perdidas por maestros muertos". Bueno, no todas las bebidas espirituosas producen estas entrañables elevaciones.


 Publicidad 


Para esta proeza histórica los colonizadores trajeron alambiques moros capturados al final de las batallas, y las salseras musulmanas fueron llevadas para las cocinas de Lima.

La palabra pisco, se traduce como «pajarito», comparte su nombre con el puerto de Pisco, que, a su vez, ayudó a que el aguardiente de vino se popularizara.

El puerto de Pisco estaba a unas cien millas al sur de Lima, allí los marineros bebían para olvidar sus desamores o celebrar un sexo cortito y sin besos.

El pisco fue el espíritu del mar, fue la insistencia de los pájaros que avisaban de un puerto cercano, y en tierra tenía que viajar durante días en mulas, por senderos interminables, donde muchas veces era asaltado, por eso adquirió una plusvalía exótica.


 Publicidad 


Volviendo a la bodega Tacama de mi amigo José Antonio Olaechea, quiero decir, que esta fue una de las primeras fincas en importar variedades de uva francesas.

Pero no solo llegaron las uvas de la Galia que invadió Julio César, allí también fue un epicentro de profesores y enólogos franceses de renombre como Emile Peynaud, Max Rives y Alain Carbonneau, y nuestro contemporáneo  Frédéric Thibaut.

¡Los vinos del Perú son únicos y emblemáticos por su sabor y su historia! Por eso no entenderlos, no saborearlos antes de descomponerse en un cementerio, es una ingratitud para con nuestra alma y nuestro cuerpo.

La bodega Tacama es la Meca donde todo hombre culto debe llegar, porque allí está encendida la esencia de la polimatía de la vida.


 Publicidad 







Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso