Pedro Ximénez, la joya dulce de Andalucía.


Publicado el 13 de Julio de 2016


Pedro Ximénez, la joya dulce de Andalucía.

Hay un vino que destaca entre los dulces españoles y que es muy utilizado en nuestra gastronomía, es el pedro ximenez, una delicia dulce de nuestra viticultura.

La cepa de Pedro Ximénez es muy especial, Se trata de una planta que necesita mucho sol. Es sensible a las enfermedades. Tiene racimos de tamaño mediano bastante compactos. Tiene bayas de tamaño medio, forma de elipse y color amarillo-verdoso.

El vino toma el nombre de la uva con la que se  elabora, siendo la casta dominante en Montilla-Moriles, donde se utiliza para  elaborar los mismos tipos de vinos que en Jerez. En el Marco de Jerez ocupa  un 5 % y se utiliza fundamentalmente para hacer vinos dulces ya que esta  variedad, madurada adecuadamente, contiene más azucares que la palomino. Vinos de Jerez y de Oporto

Vino de color ébano más o menos intenso con irisaciones yodadas, con lágrima  muy amplia y sensación visual de gran densidad. En nariz ofrece aromas  extremadamente ricos, con predominio de las notas dulzonas de frutos secos tales como pasas, higos y dátiles, acompañados de aromas de miel, arrope y  frutas en compota y confitada, acentuándose con el tiempo de envejecimiento  los tonos tostados (café, chocolate amargo y cacao) y regaliz. En boca resulta aterciopelado y untuoso, con una acidez que mitiga el dulzor extremo y la  calidez del alcohol, y un final muy largo y sabroso.

El pedro ximénez debe servirse ligeramente fresco, entre 12 y 14º C, aunque  los más jóvenes pueden servirse a temperaturas más bajas, incluso muy fríos.

Es todo un postre en sí mismo, aunque combina excepcionalmente con postres  a base de chocolate ligeramente amargo, con los helados o con los quesos  azules de gran intensidad, como el Cabrales o el Roquefort.





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!