¿Qué características analíticas ha de tener el cava tras su elaboración?


Publicado el 21 de Agosto de 2015


¿Qué características analíticas ha de tener el cava tras su elaboración?

Los vinos que opten a la denominación Cava deberán superar los análisis físico-químicos y organolépticos a que hace referencia el Reglamento (CEE) 823/87, de acuerdo con el procedimiento que se establece el artículo 29 del Reglamento de la Denominación Cava y de su Consejo Regulador aprobado por Orden de 14.11.91 (BOE 20.11.91)

Terminada su elaboración, el Cava tendrá las siguientes características analíticas:

    Graduación alcohólica adquirida, mínima: 10,8 % vol.: Máxima: 12,8 % vol.

    Acidez total mínima (en ácido tartárico): 5,5 g/l.

    Extracto seco no reductor, Mínimo: 13 g/l. Máxima: 22 g/l.

    Acidez volátil real (en ácido acético) inferior a 0,65 g/l.

    Anhídrido sulfuroso total inferior a 160 mlg/l.

    Cenizas, Mínimo: 0,70 g/l. Máximo: 2 g/l.

    pH. Mínimo: 2,8 Máximo: 3,3

    Sobrepresión mínima: 3,5 bar a 20º C

Para botellas con capacidad inferior a 250 ml. la sobrepresión deberá ser superior a 3 bar a 20º C.

Asimismo deberá tener las características enológicas y organolépticas propias del producto, en especial a lo que hace referencia al desprendimiento de espuma, así como a la persistencia de la misma, brillantez, color, y sabor.

Los vinos que opten a la denominación Cava deberán superar los análisis físico-químicos y organolépticos a que hace referencia el Reglamento (CEE) 823/87, de acuerdo con el procedimiento que se establece el artículo 29 del Reglamento de la Denominación Cava y de su Consejo Regulador aprobado por Orden de 14.11.91 (BOE 20.11.91)





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!