Es un vino "El Enemigo" de Alejandro Vigil


Publicado el 29 de Diciembre de 2019


Es un vino "El Enemigo" de Alejandro Vigil

Alejandro Vigil es esa especie de mortales extraordinarios que tenemos que conocer al recorrer el efímero infierno de la vida, para enriquecer nuestras opacas e insignificantes biografías. Autor: Guillermo César Gómez

Alejandro es el enólogo del terruño, él no cree tanto en las lucubraciones y en las diligencias dentro de los cuatro muros. Él tiene depositada toda su fe en la tierra, Alejandro cree en esa rutina de respirar el ciclo de la vida y sentir en las pisadas la salud del suelo.

Él enólogo del ‘’El enemigo’’ gusta apreciar la humedad de la viña, entender el frio de su riguroso invierno, para después consagrarse junto con la uva cuando el Sol regresa.

Como todos los grandes su vida creció de una manera modesta, cabo zangas para el tendido eléctrico, descargó con su voluntad brazal camiones, levantó viñedos y acarreo a las apuradas tachos con uvas amarillas y negras en su hombro para descargarlos en el motorizado que las llevaría a la bodega.

Estimado lector: Siendo un adolescente viví en Maipú, Mendoza, un paseo familiar por el parque Chachingo un domingo era de lo más frustrante y desalentador, lo juzgaba aburrido y pobrísimo al lugar, y si existía un tártaro era ese destino.

Pero ahora ahí está erguida la casa Vigil, y muchos turistas brasileños y viajeros europeos se acercan curiosos al lugar, ahora Chachingo es un epicentro universal para los amantes del egregio vino.

Alejandro Vigil es tajantemente sincero, por esta razón su carácter es poderosamente transformador, y por esta rara virtud que ostenta puede encumbrar relieves y ascender con sus vinos a lugares que en mi adolescencia nada prometían.

El enólogo del Enemigo está entregado a dar el gran salto, es decir, dejar de creer en las virtudes solo de los varietales y empezar a reconocer el singular encanto y la promesa del terruño.

El enemigo de Alejandro Vigil no está en la intemperie, sino adentro de nosotros mismo, porque respiramos en medio de sobresaltos internos, de imprevistas pesadillas que nos dejan sin sueños, y así para la psicología de Alejandro Vigil todos atravesamos (sin saberlo) el infierno de Dante.


 Publicidad 


Respetado lector, ahora escribo desde Salvador, Bahía, Brasil a 4.527 kilómetros de aquel Chachingo de mi malhumorada adolescencia.

alejandro-vigil

Para apagar el vacío existencial que produce el enemigo interno, lo pinté a Dante Alighieri, guiado desde el fondo de la historia por los trazos de Sandro Boticelli, así conseguí emerger un día como un renacentista.

Solo un gran talento puede juntar a un gran vino como El Enemigo con el infierno de Dante Alighieri.

Solo un gran sedicioso puede transformar la geografía de tu vida, y así hacerte desear retornar a un lugar que nada te expresaba, que nada te decía.

Todo aquel que se conjeture entendido tiene que visitar Chachingo, al final la vida gira solo porque hace parte del hechizo de un gran vino.

La sumiller y presentadora del programa de Enoturismo "El Mundo en una copa de vino" Myriam Narvaéz señala, que "el conocimiento, tenacidad, pasión, y magia, definen al Gran Argentino Alejandro Vigil. Sin duda es todo un referente a nivel mundial."






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso