El vino milenario de Jordania.


Publicado el 06 de Julio de 2020


El vino milenario de Jordania.

Que un argentino que vive en Brasil, quiera beber un vino de Jordania, y que además lo demande a través de una carta en una web de España, no son situaciones que suceden todos los días en el planeta tierra.

Autor: Guillermo César Gómez


Dos grandes vinícolas ostentan Jordania: Zumot y Haddad, las cuales producen los vinos Saint George y Río Jordán, respectivamente. Cuando uno visita sus páginas web da la impresión de que uno se subió a un Rolls-Royce.

Pero mi obsesión por beber el preciso vino de estas bodegas es una épica proeza, un desafío único para mi modesta existencia, dado que mi opaca vida no fue enaltecida con homéricos desplazamientos. Por esta razón ambiciono encontrar en estos vinos, y mi pluma, un viaje en el tiempo con mi precaria y modestísima literatura.

Quiero subirme a un camello de las caravanas nabateas, esas que portaban incienso, mirra y especias de India para venderlo en la bellísima Alejandría.


 Publicidad 


Después de despedirme de mi madre en Hegra, realicé una larga travesía por las montañas dirigiéndome a Petra, hice una parada en el desierto al saber (por unos beduinos que se acercaron a mi caravana sollozando) que Petra había sido invadida por los romanos del emperador Trajano.

Un corte en la historia tan drástico, una angustia tan profunda, una noche tan dolorosa y con estrellas tan lejanas, a una oscuridad así solo la podría sobrevivir con un vino nabateo.

En esa infausta oscuridad, fui consciente de que nunca volvería a Petra, pues mis años me habían tornado un mortal vulnerable, estaba cansado de la travesía de la vida, y bien sabía que no resistiría al pillaje de las legiones.


 Publicidad 


Foto mundo del vino

Entonces acongojado preferí hacer detener el ciclo de la vida, y mirar en soledad el firmamento.

Era consciente que a partir de aquella noche nuestros dioses serian destronados, nuestra lengua mutilada y nuestra historia mal contada por un imperio lejano.

Quiero elevar mis plegarias al Dios Dushara, quiero beber mi vino viejo en su honor, a aquel señor de las montañas que hacía de nuestro paisaje una fiesta, al hacer reconocer en nuestros ojos el divino horizonte.


 Publicidad 


También pido a las nuevas vidas futuras, a esas que llegarán en la historia milenaria del hombre, que cumplan el sueño roto de este viajero fracasado.

Tengan la buena solicitud de viajar para Jordania, y allí visitar las bodegas de Saint George y el Río Jordán. Aspiro que levanten sus copas en esas bodegas, para así recordar a aquellas caravanas nabateas que llenas de espanto y dolor nunca consiguieron regresar a Petra, por pánico de ser asaltadas por las furiosas legiones de Trajano.

Un saludo desde Salvador, Bahía, Brasil para Khaled Bulos Zumot, Nasri y Samir Haddad, espero vivir lo suficiente, para algún día poder degustar vuestros vinos milenarios.


 Publicidad 







Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso