Sobre el vino de La Rioja, Catamarca y Salta


Publicado el 24 de Febrero de 2020


Sobre el vino de La Rioja, Catamarca y Salta

Los romanos envejecían el vino en ánforas enterradas, ellos sabían que el pasar de los años le daba una excelencia al vino, y en la época colonial el norte argentino rescató esa tradición milenaria.

Autor Guillermo César Gómez

 

El vino de mala calidad nació con el edicto del emperador Domiciano que obligó al resto del imperio a arrancar sus vides para defender el mercado de los latifundistas de la península Itálica en el año 92. 

El transporte se tornó más costoso y peligroso al tener que abastecer el resto del imperio, las ánforas son pesadas y quebradizas, entonces se produjo un corte tecnológico, se abandonaron las ánforas y se empezó a utilizar toneles de madera realizados con robles y castaños para facilitar el transporte de los vinos.

Las ánforas podían envejecer el vino, pero en los toneles de madera era imposible, los romanos no conocían el agregado de azufre en el vino. En aquellos aciagos tiempos los vinos empezaron a oler a huevo podrido al ser envejecidos.

anfora vino

Cuando en el año 280 el emperador Probo revocó el edicto de Domiciano y se volvieron a plantar las vides en Francia y en todo el Imperio Romano, las personas siguieron usando los toneles de roble y el vino antiguo, el vino bueno, el vino envejecido, desapareció.


 Publicidad 


Las ánforas no retienen taninos, ni le anexa aromas al vino. La tradición de las grandes tinajas fue recuperada por los alfareros y el vino volvió a su primigenia residencia.

Con el paso de los años se descubrió que los toneles enriquecían algunas características del vino, pero fue gracias al descubrimiento del sulfito que pudieron instaurar su calidad y envejecerlo.

barrica vino roma

En Argentina más precisamente en La Rioja, Catamarca y Salta se aprovechaba el tráfico de mulas al Potosí para llevar tinajas con vinos, llevaban la bebida de Dionisio para aquella Babilonia riquísima que tenía un cerro lleno de plata, y así también nació el vino del Perú.

Por eso en la casa de la moneda en Potosí (Bolivia) está colgada la máscara sonriente del dios Baco.


 Publicidad 


Hay unas palabras en inglés que deben ser rescatadas por los argentinos del norte, lo expreso remedando al Master of Wine Pedro Ballesteros y las tres palabras mágicas son Unique Selling Proposition (USP), es decir, hagan una propuesta única al mundo.

Este viejo camino de los muleros de La Rioja, Catamarca y Salta debe volver a producir un vino diferenciado, un vino único, un vino que sea la marca de su historia y que lleve todo el sabor de su tierra. Tienen que volver a fermentar las uvas en las tinajas para defender su tradición de siglos y así atraer al curioso turista. 

Tienen que retornar a hacer vino en vasijas de tierra cocida para que no solo vendan vinos, sino un sueño de siglos, ilusión de progreso que tuvo como techumbre la soledad del sendero y el apego de la luna.

No traten de imitar al vino industrial, hagan un vino único, hagan un vino con leyenda, un vino que los coloqué en la literatura universal. Busquen estar en los grandes mapas del vino junto a las otras latitudes donde todavía el vino se fermenta acariciando la arcilla cocida.


 Publicidad 


Si quieren que les cuente más historias sobre aquellos legendarios vinos argentinos, me pueden escribir a espabelo@gmail.com






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso