Vinos de Toro, vinos con historia.


Publicado el 23 de Diciembre de 2016


Vinos de Toro, vinos con historia.

Las plantaciones de viñedo en Toro, pueden remontarse al siglo XI, en época de reconquista. Se dice que muchas de las batallas de la reconquista se ganaron gracias a los vinos de Toro.

Los vinos de Toro se vieron reflejados  en  la  literatura  e  incluso  el  célebre  Arcipreste  de  Hita  en  su  “Libro  del Buen Amor” menciona los viñedos de Toro y su campiña.

Una   vez   afianzada   la   Reconquista, se   procede   a   repoblar   con   población  procedente de Aragón y a plantar viña para fijar a la población.

El  nombre  geográfico  de  Toro,  como  zona productiva  singular,  está  reconocido desde el siglo XI. En el año 1208, el rey de León, Alfonso IX, cedió 20 aranzadas de viñedos, localizadas en Toro, a la catedral de Santiago de Compostela.

En  el  siglo  XIII  el  viñedo  se  incrementa  como  consecuencia a  la  demanda  de  holandeses e ingleses para poder destilar.

La  gran  apreciación  de  los  vinos  de  Toro,  queda  reflejado  en  1274  en  las  ordenanzas  municipales  de  Oviedo  y  Santander  y  en  1340,    Alfonso  XI  concede  privilegio al vino de Toro.

El  1  de  marzo  de  1476  los  Reyes  Católicos  ganan  la  batalla  de  Toro,  en  los  viñedos  de  Valdefama,  y  toda  la  economía  de  la  región  giraba  entorno  al  vino,  incluso era de tal magnitud que los Reyes Católicos en 1504, se vieron precisados a restringir los derechos de plantación. Unos años antes, el vino de Toro, gracias a  Cristóbal  Colón  conquista  America  con  la  carabela  la  “Pinta”  incluyendo  en  su  pasaje los afamados vinos de Toro, que por su alta graduación y calidad eran muy apreciados.

Entre  los  siglos  XV  al  XIX  los  vinos  de Toro  alcanzaron  gran  prestigio,  llegando más allá de los límites ibéricos, como ejemplo tenemos en “ Overture de Cuisine”, de Lancelat de Casteau, publicado en 1605.  Huetz    muestra  en  el  trabajo  que  realizó  sobre  los  vinos  y  viñedos  de  Castilla  y León como la vid en el siglo XVIII era uno de los principales cultivos tradicionales de la zona.

Durante todo el siglo XIX el viñedo de estas tierras conoce una fuerte expansión, convirtiéndose  en  uno  de  los  pilares  económicos  de  la  comarca,  hasta  llegar  al  máximo con las exportaciones a Francia por la crisis de la Filoxera. 

En el año 1933 la comarca de Toro ya es citada en el Estatuto del Vino, inicio de las  denominaciones  de  origen  en  España,  e  incluso  se  crea  la  estación  de  viticultura y enología en Toro en 1914 hasta 1937.





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!