LLAMANOS 34 91 535 89 90

El enoturismo: mejor en grupo.

Los resultados de numerosas encuentas en las Rutas del vino, refuerzan la prevalencia de los grupos de amigos sobre los grupos familiares, con o sin hijos en el enoturismo.

Enoturismo | 2015-01-08 12:17:43


Para saber más sobre el perfil del enoturista, se realizó un informe del Observatorio Turístico del Club de Producto Rutas del Vino de España, donde se describe los resultados de la encuestación realizada a la demanda enoturística en destino, y que tuvo lugar durante los meses de octubre y noviembre de 2013 en diferentes Rutas del Vino integradas en la red.

En esta oleada de encuestación a la demanda en destinose realizaron 708 encuestas en siete territorios enoturísticos (Rutas del Vino y del Brandy del Marco de Jerez, Enoturisme Penedés, Ruta do Viño Rías Baixas, Ruta del Vino Ribera del Duero, Ruta del Vino Rioja Alavesa, Ruta del Vino Somontano y Ruta del Vino Utiel - Requena).

La selección de estas Rutas para la realización de las encuestas se basó en varios criterios:

-Experiencia previa

-Ubicación (costa o interior)

-Distribución territorial

-Facilidad para encontrar visitantes extranjeros en los meses elegidos

En periodos anteriores, los grupos de amigos habían representado más del 30%. Se mantiene en cifras similares las familias sin hijos. En esta oleada las familias con hijos obtienen la cifra más baja de los cinco informes (12% en 2013 frente a 32% en 2008). Esto puede deberse a que en octubre de 2013 no hubo puente por la festividad del 12 de octubre.

Los grupos organizados muestran una regularidad sorprendente, siempre entre 23-25%. Esto puede dar pistas a las Rutas a la hora de segmentar la demanda, orientando sus propuestas a grupos sociales como clubes, federaciones, asociaciones, etc.

Respecto a las conclusiones de estos estudios, se extrae que:

Las actividades enoturísticas se consumen preferiblemente entre grupos de amigos y parejas que no tienen hijos. Se puede considerar, por tanto, como un producto turístico “para adultos” o percibido todavía por la demanda como una actividad o adecuada o no preparada para el disfrute en familia. Sería interesante analizar y valorar si es un problema de demanda o de oferta. En todo caso consideramos que el “enoturismo familiar” es un segmento a seguir potenciando y que tiene grandes posibilidades de desarrollo.

Sí parece evidente que la demanda no percibe el enoturismo como una actividad para realizar de manera individual. Quizás se vincule más a un disfrute en grupo, con amigos, y el pequeño porcentaje de visitantes que viajaban solos puede corresponder a perfiles de expertos o auténticos aficionados al mundo del vino y la viña.

Además, se sigue utilizando el formato de Grupo Organizado por lo que es importante disponer de oferta turística que cubra las necesidades y ex pectactivas de estos colectivos.

Esto afecta a la comercialización de los servicios de las Rutas, tanto por parte de sus equipos de gerencia como de las agencias especializadas.

El turismo enogastronómico sigue siendo un segmento que requiere en ocasiones del asesoramiento y personalización de agentes de viajes especializados y que conocen a la perfección la oferta a partir de la cual diseñar experiencias inolvidables.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...