LLAMANOS 34 91 535 89 90

El paisaje del viñedo, un valor en alza para el enoturismo.

El enoturismo cada vez gana más adeptos, y es que no solo se trata de visitar bodegas, sino de disfrutar de unos paisajes únicos y de la cultura de las regiones. El valor del paisaje del viñedo como bien cultural y patrimonial es indiscutible.Fundación para la cultura del vino.

Enoturismo | 2014-10-16 10:36:44


El paisaje es diverso: Un paisaje es la suma compleja de diferentes elementos que se combinan en una alquimia difícil de interpretar en una sola frase.

La imagen percibida está enriquecida por las experiencias de cada persona: La personalidad, la cultura, la experiencia vivida, el interés profesional de cada observador (no es lo mismo la mirada de un arquitecto, que de un agricultor o un turista) le hacen retener ciertos aspectos del paisaje y no le permiten observar otros.

El paisaje es vivo y modificable: Aunque nuestras referencias están en nuestra cultura, podemos desarrollar unas sensaciones a través de nuestros 5 sentidos: por ejemplo, vemos a partir de los ojos, pero también sentimos el viento, oímos los cantos, tocamos la tierra y probamos la fruta.

La imagen percibida está enriquecida por las emociones experimentadas, revividas: Por tanto, esta imagen, este paisaje puede ser soñado, descrito en palabras (literatura, poesía) o plasmado (pintura).

Hay distintos tipos de paisajes vitícolas: de montaña, litorales, volcánicos, en terrazas, en valles, en colinas, etc. El vino también tiene sus paisajes: el paisaje de la vendimia, de las bodegas modernistas o modernas, etc.

En su aspecto funcional, el paisaje constituye una herramienta integradora que asocia tanto las prácticas vitícolas como el medio natural en el que se desarrolla generando una ordenación específica del territorio.

En su aspecto sensible, el paisaje es un componente central, básico en la definición y origen de algunas identidades locales y de los productos que se extraen de ese territorio y del saber hacer de sus habitantes.

El paisaje vitivinícola tiene un valor económico muy importante, ya que se puede hacer uva de mesa, vino, vinagre, alcohol, etc. Tiene también un valor comercial, con sus tasas e impuestos. El vino no sólo es y ha sido una bebida, sino también un estimulante, una medicina, un alimento.

El paisaje vitivinícola tiene un valor histórico, ya que es el fruto de las transformaciones y de las prácticas culturales realizadas durante siglos por una sociedad, una cultura, unas creencias, unos conocimientos en un territorio.

El paisaje vitivinícola tiene una connotación social, ya que es fruto del trabajo de los hombres, es un cultivo y una práctica agraria, origen de sindicatos de viticultores, de cooperativas y de asociaciones agrícolas.

El paisaje vitivinícola es cultura, puesto que la imagen percibida está enriquecida por las experiencias de cada persona. tiene una larga historia, con un patrimonio muy importante (edificios, bodegas, instrumentos), de fiestas (especialmente las de la vendimia), y de fuerte simbolismo (el vino como bebida de los dioses, el vino como sangre de cristo).

El vino está muy vinculado al paisaje. Si tenemos un buen paisaje, el producto de ese paisaje tendrá un valor añadido que ese producto no tendría con otro tipo de paisaje menos hermoso (imaginemos un vino extraído de un viñedo rodeado de árboles y playas, de otro vino extraído de unas viñas rodeadas de casas o polígonos industriales: ¿cuál preferiríamos?).

Por lo tanto, el paisaje vitivinícola se ha de proteger, porque éste puede ser un recurso para desarrollar el municipio o la región vitivinícola. A partir de la producción de un vino de calidad, embotellado y que muestra el carácter de la región, del terruño y de la gente que ha cultiva- do las viñas y ha elaborado el vino. De ahí la importancia de las Denominaciones de Origen, que protegen el producto de una región haciéndolo único y singular. El vino que se hace en ese lugar no puede ser el mismo que el vino que se hace en otro lugar, porque hay diferentes condicionantes.

Aprender a leer un territorio, de su cultura, de lo que hace especial a sus vinos es el nuevo reto para el enoturista.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...