LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo por las bodegas pioneras del vino más austral.

En la provincia de Río Negro se encuentran las bodegas pioneras de la Patagonia que siguen el curso del río más caudaloso de la región. En el Alto Valle del Río Negro, donde las tierras son fértiles y la producción de frutales es destacada, las vides han sido cultivadas tradicionalmente desde hace más de un siglo.

Blog del Vino Argentina | 2015-03-02 10:57:57


A mediados de los 80 un grupo de entusiastas se preocupó por despegar la producción vitivinícola de la frutícola, reivindicando el carácter patagónico de las enologías rionegrinas bajo una identidad, la de ser los Vinos Finos de las Zonas Frías. A la cabeza de ese movimiento efímero pero no inútil estuvo la bodega más antigua del valle y la más fuerte.

La actual Bodega Herzig, localizada en la localidad de Cipolletti (Río Negro), que inicia su actividad en 1895, la de Humberto Canale en 1909 en Gral. Roca (Río Negro). Esta última bodega es un referente ya que permitió que la provincia de Río Negro adquiera la categoría de terroir específico y se la reconociera a nivel mundial por los cepajes cultivados. Esto muestra que la producción del vino ha cobrado importancia desde el inicio de la transformación del Valle, siendo uno de los más australes del mundo, y que por sus condiciones ecológicas distingue calidad en diferentes variedades (Semillon, Pinot Noir, Merlot y Malbec).

El enoturista podrá realizar un inolvidable paseo sumergiendose en la historia de las primeras bodegas más australes del país, ubicadas en el Alto Valle de Río Negro, donde podrá disfrutar recorriendo los viñedos, los sectores de barricas y finalmente cerrar con una degustación de sus vinos en un ambiente lleno de historia y tradición, completando así las distintas etapas de la elaboración del vino.

Así y a partir de estos atractivos paisajes relacionados con el vino, tomó auge el Ecoturismo y el enoturismo, que aprovecha la identidad y cultura del territorio rural, respetando sensibilidad e identidad de productores, y su población. La preservación o recuperación de la identidad genera impactos en lo agrícola, comercial y turístico en cuanto a la ordenación del territorio.

La Ruta del Vino de la Patagonia, presenta dos circuitos, con recorridos que permiten combinar la visita a las bodegas, a las chacras, a los museos, a los ríos, lagos y a sitios de excavaciones paleontológicas, ofreciendo múltiple s actividades en la naturaleza. Por otro lado, su articulación con las distintas ciudades y sus atractivos, la convierten en un corredor que revaloriza y destaca la diversidad cultural regional.

Otras bodegas de especial mención para visitar en la región el por ejemplo, Las Bodegas del Fin del Mundo, cuentan con 800 hectáreas de viñedos propios y elabora vinos premiun de alta calidad enológica que se caracterizan por haber sido galardonados con los más importantes premios en la Argentina y en el exterior.

Dentro de las variedades de vino elaboradas se destacan: Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Pinot Noir, Syrah entre las tintas y Sauvignon Blas, Chardonnay y Semillón entre las blancas.

La bodega Estepa, está ubicada sobre el ejido de Fernández Oro sobre la Ruta Nacional Nº 22 a la altura del kilómetro 1208. Según sus dueños, la bodega es una pequeña bodega familiar dedicada a la elaboración de vinos de gama media y alta. Sus vinos, que han obtenido importantes premios, son de gran originalidad y se destinan principalmente al mercado de la Patagonia y al externo.

La bodega Canale es una de las más antiguas en la zona patagónica, la pionera en la elaboración de vinos para el país y el mundo y conserva su legado histórico combinado con la tecnología más moderna.

En sus instalaciones trabaja la cuarta generación de los primeros productores que comenzaron este emprendimiento de la mano del ingeniero Humberto Canale.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...