LLAMANOS 34 91 535 89 90

¡Te ayudamos a escoger el vino ideal para las cenas y comidas de estas fechas!.

Las cenas y comidas navideñas así como año nuevo, es un buen momento para disfrutar del buen vino con los seres queridos y hacer un buen maridaje con los platos más exquisitos. Te ayudamos en tu elección.

Consejos sobre el Vino | 2015-12-24 09:58:28


La elección de un vino que haga un buen maridaje con nuestros platos es lo único que nos falta para que el disfrute sea perfecto, en estas fechas en las que nuestras mesas se engalanan y nos damos un capricho.

Antes de nada, con el maridaje puede experimentar, ya que se está abriendo mucho a otras opciones, aunque si no queremos arriesgar, hemos de saber que funcionan las reglas básicas.

Algunos trucos por ejemplo se basan en parámetros tales como que la mayor parte de las armonías se suelen establecer por asociación o complementariedad: de colores (blancos con pescados blancos, tintos con carnes rojas), de sabores (postres dulces con vinos dulces), de sensaciones (alimentos grasos con vinos tánicos), de aromas (alimentos ahumados con blancos de barrica), de intensidad (platos fuertes con vinos con cuerpo.

Vamos con los entrantes, donde en muchas mesas encontraremos originales ensaladas, langostinos o marisco, incluso quesos y patés etc…

Los entrantes por ejemplo, acompañarán bien vinos jóvenes y frescos, muchos prefieren en el comienzo vinos jóvenes blancos, que van muy bien para acompañar los canapés de salmón o los langostinos. Ya sabemos que quieres reservar el Cava para el brindis, pero puedes sorprender a tus invitados, con una copa al principio de la cena, ya que un Cava brut, a la temperatura adecuada, es ideal para acompañar cualquier aperitivo, bien sea unos canapés, unas ostras, un jamón, quesos o frutos secos.

Durante estos días podemos encontrar en las mesas exquisiteces como el Foie gras y es una pena no darle un buen acaompañante. Si lo queremos maridar con vinos tintos, las referencias de tintos se inclinan por caldos del Médoc  (Margaux o Pauillac), del Libournais (Pomerol) y hasta un Cahors, más tánico, como es, asimismo, el caso del antes aludido Madiran.

En el plato principal, unos optan por ricos pescados, como besugo al horno por ejemplo, otros se inclinan por la carne y sirven el tradicional cordero, cochinillo, pavo etc.

Si uno no se quiere complicar, aquí funciona la regla básica de oro del vino blanco para el pescado y el tinto para la carne. Aunque también podemos hacer otra propuesta, ya resulta muy agradable el vino tinto joven con algunos pescados, sobre todo si estos son más grasos. Para ello es mejor elegir una uva con taninos suaves y no arriesgarse por ejemplo con un vino syrah.

Aunque la uva syrah si puede ser un gran maridaje con nuestros asados de carne. Esta uva tiene la particularidad de que se puede beber joven, pero también, por sus ricos taninos, puede ser de larga conservación por lo que le sienta muy bien la crianza en madera y añejamiento en botella. En el maridaje el syrah va muy bien con embutidos, arroces, pastas, legumbres, carnes blancas y rojas asadas o a la plancha y guisos no muy condimentados.

Para la carne, los vinos tintos jóvenes son sensacionales con los asados de cordero, carnes gelatinosas  como las manos de cerdo o chamorros, estofados de carne, pollo asado, asados de ternera y quesos suaves o medianamente fuertes. Los vino crianza y gran reserva de alguna de nuestras denominaciones como Ribera del Duero son un acierto seguro.

Los postres también pueden ser acompañados con vino. Es una labor más complicada pero te damos algunas ideas.

Los bombones y el chocolate tienen un maridaje complicado, es importante es seleccionar un vino que pueda aguantar este “peso” en la boca, ya que el chocolate es profundo. Por lo general los vinos Reserva que son frutados van bien con chocolate. Nuestra recomendación es vino de Oporto para los chocolates negros, sin embargo los chocolates con leche, que son más suaves y por lo tanto maridan mejor con un vino tipo Merlot, Riesling.

Algunas postres más típicos navideños, las frutas escarchadas o desecadas (higos, pasas, dátiles, albaricoques) encuentran, cada  una, su combinación ideal entre los vinos andaluces. Así, los higos desecados tendrán su  matrimonio perfecto con los vinos Pedro Ximénez, las pasas con vinos "cocidos", también  Pedro Ximénez pero no de mucha densidad y los olorosos dulces; los dátiles estarían en esta  misma línea gustativa. Los orejones armonizan con vinos dulces maduros de la línea de los  moscateles envejecido.

Aunque para poner un verdadero broche al menú, te proponemos un vino rey para un postre rey. El vino Fondillón de Alicante con turrón alicantino. El vino fondillón es un capricho en sí mismo, y un buen acompañamiento puede ser una delicia. Es un vino que se suele concebir para el postre. Esta razón de ser, es por lo largo de su posgusto y disfrute que lo hace ideal para las sobremesas, conversaciones, etc. Pero también por su armonía con dulces y postres especiales.

El vino fondillón combina con los toques lácteos o de frutas de otros tipos de chocolates (blanco, con leche, con almendras); su toque a frutos secos ensalza el producto. Igualmente con cualquier postre de cremas tostadas, nata o merengue, etc. combinará muy bien. De hecho está la clásica anécdota del Fondillón mojado con galletas de las que gozaba Luis XVI, conviertiéndolo en su conjunto, en un postre de élite.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...