LLAMANOS 34 91 535 89 90

Viñedos patrimonio de la UNESCO: viticultura en la Isla Pico, Azores.

El vino de la Isla Pico el vino de Pico era muy apreciado en el mundo y se exportaba a varias casas reales (incluyendo la Rusa) y a muchas casas nobles Europeas.

Cultura del Vino | 2016-01-11 13:11:53


La isla del Pico es una pequeña isla atlántica de Portugal del archipiélago de las Azores, muy próxima a la isla de Faial, que con 444,8 km² es la segunda más grande del archipiélago después de la isla San Miguel. Es una isla alargada en la que destaca el volcán que le da nombre, volcán de Pico, que con 2351 metros es la cumbre más alta de la República Portuguesa.

La Isla cuenta con el Paisaje vitivinícola de la Isla do Pico. En 2004 la UNESCO catalogó estos terrenos, Paisaje del cultivo de la viña de la isla de Pico, mezcla de naturaleza lávica y prácticas de cultivo ancestrales, como Patrimonio de la Humanidad.

Pico es la más “joven” de las islas del archipiélago, su origen se calcula en hace sólo unos 300,000 años lo que explica su delgada capa de humus sobre la roca volcánica que fue iniciada por los primeros colonos en la segunda mitad del Siglo XV cuando empezaron el cultivo de sus tierras. Las condiciones de cultivo eran, pues, extremadamente duras y el cultivo de la vid y árboles frutales era y es un trabajo durísimo.

Abarca un área de 987 hectáreas en la isla del Pico, la segunda en tamaño del archipiélago de las Azores. La zona clasificada incluye un notable patrón de muros lineales paralelos y perpendiculares a la línea de costa rocosa. Los muros fueron construidos para protección de los millares de pequeñas y contiguas parcelas rectangulares (designados 'currais') del agua del mar y del viento.

Registros de esta viticultura, cuyos orígenes datan del siglo XV, se manifiestan en la extraordinaria colección existente en casas particulares, solares de inicio del siglo XIX, bodegas, iglesias y puertos. Este bellísimo paisaje construido por el hombre en este lugar son los restos de una práctica antigua que abarcaba la región azoriana.

Gracias al suelo volcánico, rico en nutrientes, al microclima seco y cálido de las laderas protegidas del viento por muros de piedra áspera y oscura, y calentadas por los rayos de sol, las viñas, de la variedad verdelho, han logrado aquí unas condiciones excepcionales de maduración. Más tarde se exportó a muchos países de Europa y América, y llegó incluso a la mesa de la corte rusa. Las viñas, que dibujan el paisaje de la isla, también producen un vino fresco afrutado, seco y ligero, que acompaña perfectamente un plato de marisco o pescado, y también el vino de cheiro, cuya presencia resulta obligatoria en las mesas los días de fiesta.

La Cooperativa Vitivinícola de la Isla de Pico, en Areia Larga concentra la producción local, ya basada en nuevas castas, y puede ser visitada.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...