LLAMANOS 34 91 535 89 90

Vive el enoturismo.

Enoturismo: una manera de descubrir nuestro país con los cinco sentidos a través de sus viñedos y bodegas. Autora: Beatriz Pérez Fernández.

Concurso Enoturismo 2016 | 2016-03-18 12:36:37


El enoturismo o turismo enológico es un tipo de turismo basado en la elaboración y degustación del vino como reclamo, pero en el que se unen la gastronomía, la naturaleza y la cultura para ofrecer al visitante una experiencia completa.

A nivel internacional, los países más importantes dedicados a la producción vinícola son Estados Unidos, México, Chile, Argentina, Australia, Portugal, Francia, Italia, Alemania y, cómo no, España, la cual es conocida, sobre todo en el resto de Europa, por la calidad de sus caldos.

Nuestra situación geográfica, así como las características orográficas del terreno, crean un ambiente único y variado a lo largo y ancho de la extensión territorial, con un clima oceánico en la franja costera del norte influida por los vientos del Océano Atlántico y del Mar Cantábrico, un clima mediterráneo en la zona centro, sur y levantina, un clima más árido en las costas de Murcia y Almería, y un clima subtropical en las Islas Canarias que reciben los vientos de las Islas Azores y de África. Asimismo, muchas de las comarcas vinícolas se encuentran en zonas que poseen unas circunstancias microclimáticas especiales, que contribuyen directamente a la calidad de sus viñedos. Todo esto, junto a la temperatura, la luz y las lluvias, hace que la uva plantada en España crezca en unas condiciones singulares y obtenga un sabor exclusivo.

En España contamos con una superficie de más de 950.000 has dedicadas a la producción del vino, destacando la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, con un 48% (464.000 has aproximadamente) de la superficie total, siendo la segunda zona geográfica con mayor extensión del mundo dedicada al cultivo de uva, y seguida de Extremadura, Valencia, Castilla y León, Cataluña, La Rioja, Aragón, Galicia, Murcia y Andalucía.

Además, hay noventa zonas de producción de vinos de calidad con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) a las que puedes acudir de enoturismo, como por ejemplo: Txacolina-Txakoli (País Vasco), Bierzo (León), Calatayud (Zaragoza), Campo de Borja (Ainzón, Zaragoza), Condado de Huelva (Huelva), El Hierro (El Hierro), Jérez-Xérès-Sherry (Jérez de la Frontera, Cádiz), Jumilla (Murcia-Albacete), La Mancha (Toledo-Ciudad Real-Albacete-Cuenca), Manzanilla de San Lúcar de Barrameda (Cádiz), Mondéjar (Guadalajara), Montilla-Moriles (Córdoba), Penedés (Barcelona-Tarragona), Rias Baixas (Pontevedra-La Coruña), Ribeiro (Orense), Ribera del Duero (Burgos-Soria-Valladolid), Rioja (La Rioja-Álava-Navarra-Burgos), Rueda (Segovia-Ávila-Valladolid) o Valdepeñas (Ciudad Real), entre otras.

La vid, unida a la tierra y a la mano de quien la recoge, es una muestra de nuestra tradición, que en las últimas décadas no ha hecho otra cosa que crecer y modernizarse, no sólo en cuanto a los procesos de recolección y elaboración o infraestructuras, sino también en el acercamiento de su entorno hacia el visitante. Cada año, más turistas, tanto a nivel internacional como nacional, realizan alguna de las rutas del vino de que disponemos en España.

La oferta es amplia. Desde tomarse un cava en el Penedés hasta un Jerez con vistas a las playas gaditanas, pasando por disfrutar el ambiente de una villa marinera, irse de pintxos, perderse en uno de los pueblos bañados por el Ebro, visitar castillos, iglesias y monasterios castellanos, sentir la naturaleza, bañarse en el Mediterráneo o volar a las islas.

No pierdas la oportunidad de realizar esta experiencia y vive el enoturismo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...