La importancia cultural y vitivinícola de la uva bobal.


Publicado el 14 de Septiembre de 2017


La importancia cultural y vitivinícola de la uva bobal.

El clima y el suelo que necesita esta uva se adaptan perfectamente a los de la zona. Y es que la bobal tiene en estas tierras levantinas esa antigüedad y esa continuidad la que ha dado como resultado un paisaje geográfico, humano y cultural, único e inigualable.

La uva bobal presenta todas las características de cepa autóctona: su cultivo está muy poco extendido en otras regiones españolas e incluso en otros países es poco conocida, aunque existen algunas plantaciones en el sur de Francia y algunas viñas en Cerdeña (Italia). Se tiene constancia de su presencia en la región desde el siglo XV.

Muchos estudios apuntas a que la Bobal, fuera de esta donde mejores vinos se dan, baja notablemente su producción, desmereciendo la calidad del fruto, muestra clara preferencia por las tierras altas, con veranos cortos y secos, en los que desarrolla bien sus caracteres. En el pasado, la Bobal se utilizaba, sobre todo, para elaborar vinos de otra calidad más baja, mezclas, ásperos y con un alto contenido en taninos. No importaba tanto la calidad como que el vino tuviera el mayor color posible, porque la uva bobal aportaba mucho color. Los vinos elaborados con Bobal tienen un color intenso y característico, con mucho cuerpo y aromas complejos y afrutados. Estudios científicos demuestran que la Bobal es una de las variedades de uva con mayor contenido en resveratrol, que es la sustancia cardiosaludable y anticancerígena atribuida al vino.

En la actualidad, se le ha dado mejor trato y se ha convertido en la variedad estrella de esta zona del levante español. Es muy apropiada para obtención de vinos rosados, de gran frescura, y tintos de maceración carbónica, aunque gracias a la iniciativa de enólogos foráneos y locales, se están elaborando con ella tintos con excelentes atributos para envejecer, de corte moderno, concentrados, carnosos y tánicos, procedentes de viñas viejas de bajo rendimiento. Incluso el Consejo Regulador ha aprobado una nueva designación, “Bobal Clásico”, para nombrar a un nuevo tipo de vino, con o sin crianza, elaborado a partir de esta uva autóctona, procedente de plantaciones de más de 50 años de antigüedad. Los vinos tendrán una graduación alcohólica mínima de 12,5% y superar la exigente cata organoléptica realizada por el Comité de Cata





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!