Mariano Di Paola: "Trabajamos para que nuestra mejor cosecha sea la próxima"


Publicado el 07 de Abril de 2020


Mariano Di Paola: "Trabajamos para que nuestra mejor cosecha sea la próxima"

Mariano Di Paola es el Director de Bodega La Rural y de Bodega Rutini, y fue nominado por la prestigiosa revista especializada británica Decanter entre los 30 mejores enólogos del mundo.

Autor: Oscar Pinco


La Bodega La Rural fue fundada en Coquimbito, Maipú por Felipe Rutini en 1885, y tiene un Museo del Vino que es una joya y una maravilla poder visitarlo para los amantes del vino, mientras que Bodega Rutini, dedicada a los vinos Premium, es apoteótica y está a un 70% de su construcción y ya se producen allí, en Gualtallary, Tupungato, en el corazón del Valle de Uco, unos 8 millones de litros.

Foto mundo del vino

Mariano es un líder natural, muy querido por toda la gente que trabaja junto a él porque se involucra en lo que le sucede a cada uno de los que forman su equipo, hasta el último de los cosechadores o todos los operarios de la bodega. En términos futboleros les dice que un partido lo puede ganar un jugador desequilibrante, pero para ganar un campeonato hace falta de un equipo. Y si hablamos de fútbol es un apasionado hincha de River Plate, y le está produciendo su vino personal “InmEnzo” a uno de los máximos ídolos que vistió la camiseta de la banda roja, el uruguayo Enzo Francescoli.

Foto mundo del vino

En esta nota nos muestra su costado más humano.

-¿Cómo nace tu pasión por el vino?

-Mi pasión por el vino comienza desde muy chiquito, ya que mi abuelo paterno junto con mi padre tenía una bodega en Palmira (San Martín, a unos 40 kilómetros al Este de la Ciudad de Mendoza). Y ahí empezamos a ponerle todas las ganas y todo el corazón y sobre todo, por lo que veía acerca de cómo ellos respetaban al vino, yo no diría que era un culto, pero si tenían mucho amor por el vino.

Foto mundo del vino

-¿Y qué pasó con esa bodega?

-Mi abuelo y mi padre murieron muy jóvenes, y la familia tuvo que deshacerse de esa bodega. Yo soy el tercer hermano de 15, donde tuvimos que empezar una historia encabezados por mi madre, no digo de supervivencia, pero si organizar la familia, de transformar de tal forma que cada uno pudiera hacerse cargo de algo. A mí me tocó una finquita donde había un viñedo chico, donde trabajaba también criando cerdos, pollos, y varias cosas vinculados al tema rural. Y yo recuerdo que a los 18 años hice un vinito casero que para mí era muy rico, pero no lo tomo nadie. Y saqué la conclusión de que no era lo mejor, y entonces terminé mi escuela secundaria y comencé la universidad (Facultad de Enología Don Bosco) y una vez terminada comencé mi carrera en la enología, empecé a trabajar en la misma facultad de enología como jefe de laboratorio, encargado de investigación, y trabajando en pequeñas bodegas. Y ya en el año 88 tuve la oportunidad de entrar en Bodega Esmeralda, en Junín y ahí es donde comienza mi desarrollo.

-¿Tuviste una oportunidad que no la desaprovechaste?


 Publicidad 


-Cuando empecé a trabajar en Esmeralda me dije: “aquí me dieron una llave y abrió la puerta”. Así que dije “esta oportunidad no la puedo dejar pasar”. Creo que le puse tantas ganas y tanto entusiasmo que a los seis años de trabajar ahí, cuando Nicolás Catena junto a un socio compran Bodega La Rural en 1994 me traen a mi acá a hacerme cargo de la bodega.

Foto mundo del vino

Di Paola le muestra a Oscar Pinco una botella de espumoso antes del degüelle

-¿Qué recuerdos tenés de esa primera vendimia?

-Yo cuando empecé a trabajar en Bodega La Rural no había muchas fincas propias, porque con las fincas que tenía la bodega se le pagó a algunos accionistas, y esos accionistas crearon un compromiso de vendernos las uvas a nosotros. Ese primer año fui a recorrer los viñedos a Tupungato, y caminando por esos viñedos probé un Merlot que se había plantado en 1926 en un parral y me sedujo de tal forma.

-¿Ahí empezó tu amor y tu experiencia por el Merlot? Porque recuerdo esa vertical de 20 añadas que hicimos con tus Merlot…

-Ahí dije: este es el varietal, este es el suelo, esto es lo que quiero. Y ahí comencé yo con mi especialidad en el Merlot, por eso me gustó tanto que hoy en día sigo apostando mucho al Merlot. Por una cuestión comercial o de moda, el Merlot hoy ha bajado un poquito su figura, pero yo sigo poniendo Merlot en muchos de los cortes. En muchos de los blends que se hacen en la bodega.

Foto mundo del vino

Recorriendo los viñedos junto al gran enólogo


 Publicidad 


-Antes hablábamos de la pasión. ¿Motivás mucho a la gente que está con vos?

-Yo di clases en la universidad durante 23 años, y un día les decía a los alumnos cuando terminaban que todo lo que yo les he dicho, todo lo que les he podido marcar, o los libros que les he podido recomendar a ustedes les va a dar una formación que es el 50%. El otro 50% es el corazón que le pongan. Si al vino no le ponen corazón, las cosas no van a andar. Hay que ponerle amor a todo lo que uno hace.

-¿Y se nota un excelente clima de trabajo en la bodega?

-Yo estoy rodeado con mucha gente joven, con gente que le pone muchísimas ganas y que quieren contagiarse de ese amor por el vino. Yo siempre digo que acá hay que trabajar mucho, pero sobretodo hay que trabajar con alegría, tenemos que estar felices de lo que hacemos y disfrutar este momento.

Foto mundo del vino

-¿Y siempre el objetivo es la calidad?

-En la bodega no nos ponemos metas de producción, ni de cantidad, pero sí de calidad. Una anécdota muy linda fue en el año 2000 que me hicieron una nota, y dije varias cosas que no recuerdo, pero la periodista rescató una frase mía al preguntarme sobre cuál era mi mejor cosecha, y yo respondí “la próxima”. Y ese fue el título de la nota, y ahí tomé conciencia de lo que dije y entonces eso lo tomamos como filosofía de trabajo. Trabajamos para que la próxima sea la mejor cosecha.

-¿Me gusta que siempre recalcas la importancia del viñedo?

-Con uva buena podés hacer un buen vino o un mal vino, pero con uva mala seguro que no vas a poder hacer un buen vino. Entonces el vino nace en la viña. Todos los cuidados, ya sea en manejo del suelo, de la poda, podar en seco, podar en verde, el raleo, son todas cosas que nos van dando un incentivo para mejorar la calidad. Llegar a hacer un muy buen vino no es una cosa difícil, lo difícil es ese pequeño salto a la excelencia, que es muy chiquito, pero que cuesta muchísimo llegar.


 Publicidad 


-¿Qué sentiste cuando te reconocieron entre los mejores 30 enólogos del mundo?

Es muy lindo que haya tres enólogos argentinos puestos por la Revista Decanter entre los cuales estoy yo, como una selección de los enólogos, elegidos por los propios enólogos de distintas partes del mundo, no nos puso la revista. Y entonces que haya gente que se haya fijado en uno, y en los tres que estamos de la Argentina eso es muy lindo, y no tengo muchas palabras para explicarlo, pero cuando yo recibí la noticia sentí un movimiento del suelo muy fuerte. Porque este reconocimiento es mucho más fuerte que cualquier incentivo económico o cualquier otro tipo de incentivo, es una cosa que me llena el espíritu y el alma.

Foto mundo del vino

Abajo a la izquierda Mariano y su esposa junto al autor de la nota y otros comunicadores del Vino en Bodega La Rural

-L’Université de de Bordeaux es una de las más antiguas de Europa ya que fue fundada en 1441, goza de prestigio mundial y es reconocida por la calidad académica de sus cursos. ¿Qué sentiste cuando fuiste invitado a brindar una conferencia en su destacada facultad de Enología?

-He tenido una gran satisfacción porque fui invitado por la Facultad de Enología de Bordeaux a dar una conferencia sobre los vinos argentinos. Y en la universidad hubo 120 enólogos escuchando y al término de la exposición culminamos con una cena que fue acompañada por 10 vinos argentinos con los que maridamos la comida. Fue una cosa muy linda, muy interesante y bastante emotivo, ya que me eligieron a mí, no para hablar solo de mis vinos, sino donde tuve que hablar de vinos de toda Argentina. Un contexto muy lindo, todo fue muy ameno, y con gente muy hospitalaria.

Foto mundo del vino

-¿Qué tenemos que hacer con los vinos de Argentina para que se sigan posicionando en el mundo?

-Hay que trabajar con humildad, y seguir los modelos que nos está mostrando el mundo. Tenemos tecnología, tenemos los suelos, tenemos el clima. Así que está solo en nosotros seguir pensando en crecer. Cuando tengamos conciencia que todo lo que se hace, se puede hacer mejor, creo que vamos a seguir progresando.


 Publicidad 


Foto mundo del vino

Si usted señor lector llegó hasta acá es porque es un verdadero apasionado del mundo del vino. No se usted, pero yo no creo mucho en la reencarnación, y solo sé que tenemos una sola vida, y hay que disfrutarla. Entonces le recomiendo que por lo menos una vez en la vida pruebe un vino “Antología”, o un “Felipe Rutini” que produce Mariano Di Paola. ¡No se va a arrepentir!

Foto mundo del vino

• Para ver los videos con las notas a Mariano Di Paola haga click en los siguientes enlaces:


Autor: Oscar Pinco, periodista de profesión, nacido en Buenos Aires el 10 de Febrero de 1957, y radicado en Mendoza desde Diciembre de 2005, es el conductor y productor general del programa de tv Pasión por el Vino, ganador en 2019 del Premio Martín Fierro Federal, la distinción más relevante de la TV en la Argentina.


Oscar Pinco catadelvino





Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso