¿Por qué la uva de Malbec se convirtió en la variedad emblema argentina?


Publicado el 12 de Diciembre de 2014


¿Por qué la uva de Malbec se convirtió en la variedad emblema argentina?

La cepa Malbec pese a ser originaria de Francia, se ha convertido en la variedad estrella en Argentina gracias a un gran proceso de adaptación.

La cepa Malbec es uno de los varietales tradicionales de la región de Burdeos, y presenta características que suelen situarse entre las del Cabernet Sauvignon y el Merlot.

La cepa se expandió por el país galo, y luego alrededor del mundo. Su sensibilidad al frío y la proclividad a despedazarse en la primera temporada, es la principal razón por la que el cultivo de la uva Malbec ha decrecido en su país de origen, Francia.

La expansión del Malbec por el mundo, fuera de Francia, iniciada en el siglo XVIII hacia el este, se completaría en la centuria siguiente, hacia el oeste, para llegar al Cono Sur de América: en efecto, en las décadas de 1840 y 1850, las cepas de Malbec se comenzaron a cultivar en las Quintas Normales de Santiago de Chile y Mendoza.

En Argentina la variedad evolucionó de manera diferente. Puede afirmarse que el verdadero hogar del Malbec se encuentra en Sudamérica, y especialmente en la Argentina. Los vinos argentinos son muy similares en sabor a los que crecían y crecen en Europa, aunque con una estructura más suave y frutada. Otra diferencia importante radica en la extensión de la vida de la cepa, cuyo desarrollo es favorecido por el clima.


 Publicidad 


Los expertos argentinos, desde ingenieros agrónomos hasta enólogos, afirman que, para que el Malbec desarrolle su maduración ideal, necesita un “tiempo de suspenso”, aún cuando sus niveles de azúcar parecieran indicar su madurez. De lo contrario, la uva inmadura puede tener un sabor demasiado “verde”, sin las notas características de ciruela y anís.

Es indudable es que la uva encontró en la región de Cuyo los terruños ideales para expresar sus mejores cualidades, superando incluso a sus parientes europeas, y presentándose ante el mundo como el cepaje argentino por excelencia. El clima soleado, con días cáli- dos y noches frescas, es el ideal para la uva, ya que favorece el desarrollo de sus taninos robustos y de su intenso color.

El Malbec argentino se cultiva en todos los oasis vitivinícolas argentinos, a lo largo del cordón de la Cordillera de los Andes.

En el Noroeste -entre los 1.750 y más allá de los 2.300 metros sobre el nivel del mar-, los paisajes salteños de Cafayate, Yacochuya, Las Viñas y San Carlos vieron surgir una y otra vez esta uva, que allí da Malbec bravíos y corpulentos. Más al sur, Chilecito, en La Rioja, y los privilegiados Valles de Tulum, Ullum, Zonda y El Pedernal, en San Juan, elaboran originales ejemplares de este cepaje. El ecosistema de Mendoza es el paraíso del Malbec.


 Publicidad 


Foto mundo del vino

 

En Argentina podemos contabilizar 197 variedades de uva para vino.

El viaje de la variedad Malbec, insignia argentina

Las cinco zonas vitivinícolas de Argentina, y sus grandes vinos.

Ruta del vino por La Rioja Argentina

Enoturismo en Latinoamérica: Ruta del vino en Mendoza

Ruta del vino austral de la Patagonia

La Ruta del vino por Río negro en Argentina, el vino más austral.


 Publicidad 


La viticultura Argentina, adaptación y diversidad

En Chile, Perú y Argentina el aguardiente de vino marcó los nombres de las ciudades

 






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso